Tomás Katari era un curaca quechua de Chayanta (Potosí) que, al reclamar sus derechos, generó y lideró una insurrección popular en el siglo XVIII, es uno de los próceres más importantes de la independencia de nuestro estado.

 

 

 

Ir al Calendario

Katari es uno de los próceres más importantes de la independencia de nuestro estado, nació en la comunidad de San Pedro de Macha, en Chayanta , Potosí.  Desde niño fue testigo de abusos de los corregidores españoles contra el pueblo indígena.

Al asumir el cargo de Curaca hizo gestiones para reducir el pago de los tributos y las mitas. Hacia 1778 en Macha, Tomás Kataru fue relevado de su cargo de gobernador de Indios, por el Corregidor de Chayanta Joaquin de Alós; . Esta situación provocó que Katari reclamara ante distintas instancias, primero en Potosí y después en  La Plata, lamentablemente fue escuchado a medias, por lo que decidió trasladarse a Buenos Aires. En 1778 viajó caminando de Potosí a Buenos Aires en compañía de otra autoridad depuesta, Tomás Acho, con quien con  mucho esfuerzo llegó hasta el Virreinato de Buenos Aires, donde lograron que el Virrey Juan José Vertiz  instruyera a la Audiencia de la Plata enmiende la situación que implicaba la reposición de Katari en su cargo.

Sin embargo, cuando regresaba a Chayanta con el decreto en las manos, Tomás Katari fue apresado nuevamente.En protesta por la arbitraria detención de Katari, el cacique Tomás Acho se dirigió al corregidor Alós para reclamarle. Como respuesta, Alós mató a Acho de un pistoletazo. La muerte de Acho colmó la paciencia de los nativos que ya bastantes atropellos y exacciones sufrían por parte del cacique Bernal y del corregidor Alós. Muñidos con hondas, macanas y lanzas se levantaron contra las milicias de Alós y lo apresaron. Al conocer este hecho, la Real Audiencia no solo puso en libertad a Tomás Katari, sino que le entregó su puesto de cacique. Con generosidad, Katari evitó que los nativos linchasen al corregidor Alós, salvándole la vida. 

Sin embargo, los españoles no perdonaron a ese indio alzado. Un minero llamado Manuel Älvarez apresó arteramente a Tomás Katari mientras éste hacía un recorrido, y lo arrojó a un precipicio, asesinándole el 15 de enero de 1781. Los nativos enardecidos por la muerte de su líder, hicieron que älvarez y su cómplice Acuña pagasen el crimen con sus vidas.

El asesinato  de Tomás Katari, no  detuvo la insurrección indígena, más al contrario, fue fortalecida; esta rebelión se extendió de manera masiva, hasta llegar a Ch’allapata, es decir, cerca de la ciudad de Oruro. Esta rebelión fue conducida por sus hermanos Dámaso y Nicolás, quienes finalmente llegaron a cercar Chuquisaca, sin embargo Dámaso fue traicionado y entregado a los españoles, luego ejecutado.

La insurrección indígena de los 1780 encabezada por Tomás Katari, fue un preludio de lo que vendría después, el cerco de La Paz.

Como reflexión, cabe señalar que nuestros ancestros milenarios revolucionarios, han sacrificado sus vidas por la libertad de las naciones indias, es por esta razón que el 19 de febrero de 2014, la Asamblea Legislativa Plurinacional sanciona una ley que declara héroe y heroína  nacional a los esposos Tomás Katari y a Kurusa Llawi, como justo homenaje a sus memorias, para que todos los bolivianos conozcamos su gesta y sepamos que en  la Colonia hubo un hombre que tuvo el coraje de dar su vida por nuestra liberación.

 

 
 
 

 

 

 

 

educabolivia © 2013                 
Saturday the 20th. Custom text here.