Efémeride que conmemora la victoria de las fuerza patriotas, a la cabeza de la guerillera Juana Azurduy de Padilla en los campos del El Villar, actual territorio boliviano.

 

 

Ir al Calendario

El 3 de marzo de 1816, en los campos de El Villar, actual departamento boliviano de Chuquisaca,  la heroína altoperuana  Juan Azurduy de Padilla, al frente de treinta jinetes entre los que se contaban varias mujeres y doscientos indígenas armados con sólo garrotes vencieron a las tropas realistas del General español José Santos La Hera; logró detener a los realistas, quitarles el estandarte, recuperar fusiles y cubrir la retirada de su compañero el general Manuel Ascencio Padilla que estaba prisionero desde 1814.

Con 35 años de edad, Azurduy comandaba una división que cubría la retaguardia de su marido, con quien combatió  por más de 10 años  en las Guerras de independencia hispanoamericanas por la emancipación del Virreinato del Río de la Plata contra el Reino de España y que a la muerte de Manuel Asencio Padilla asumió la comandancia de las guerrillas que conformaron la luego denominada Republiqueta de La Laguna, por lo que es honrada su memoria en Bolivia y la Argentina.

Azurduy atacó el cerro de Potosí, tomándolo el 8 de marzo de 1816. Debido a su actuación, tras el triunfo logrado en el combate del Villar, recibió el rango de teniente coronel por un decreto firmado por Juan Martín de Pueyrredón, director supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata, el 13 de agosto de 1816.

Esta revolucionaria nació el 12 de julio de 1780 en Toroca, Potosí, mientras estallaba y se expandía la rebelión de Tupac Amaru. Quedó huérfana muy pequeña y pasó su infancia en un convento de monjas Santa Teresa de su provincia natal y hablaba tanto el español como el quechua.

Azurduy y su esposo Padilla se sumaron a la Revolución de Chuquisaca que el 25 de mayo de 1809 destituyó al presidente de la Real Audiencia de Charcas.

Ayudó a crear una milicia de más de diez mil indios, comandó varios de sus escuadrones y libró más de treinta combates.
En 1810, se incorporó al ejército libertador del argentino Manuel Belgrano, quien llegó a entregarle su propia espada en reconocimiento a su labor y la convirtió en la primera mujer en integrar el Ejército Argentino, que a su vez hizo que fuera la primera mujer con rango militar en el mundo.

En agosto de 1816, se unió a la guerrilla del argentino Martín Miguel de Güemes y liberó el norte de Argentina del control realista.

Juana y su marido vivieron momentos extremadamente críticos en medio de la lucha, tanto que sus cuatro hijos mayores Manuel, Mariano, Juliana y Mercedes murieron de hambre. Poco tiempo después, Juana que esperaba a su quinto hijo, fue herida durante la batalla de La Laguna y quedó viuda cuando su esposo intentó rescatarla.

Está valiente patriota americana estuvo al frente de un ejército de indias, mestizas y criollas, apodadas “Las amazonas”, dispuestas a dar la vida por la liberación de sus pueblos. Este proceso fue fundamental para resquebrajar el poder virreinal en la región del Alto Perú.

La lucha de esta revolucionaria expresa la hermandad que une a los pueblos de Bolivia y Argentina.

 

 
 
 
 

 

Recursos relacionados:                           

 

 


educabolivia © 2013                 
Tuesday the 21st. Custom text here.