Coincidiendo con el aniversario de la muerte de Gandhi, el 30 de enero se celebra en todo el mundo el Día Escolar de la No violencia y la Paz (DENIP), una iniciativa que desde 1964 fomenta la educación en y para la concordia, la tolerancia, la solidaridad, el respeto a los derechos humanos, la no violencia y la paz.

 

El Día Escolar de la No violencia y la Paz, fundado por el educador y poeta español Llorenç Vidal en 1964 fue una iniciativa pionera no estatal, no gubernamental, no oficial, independiente, libre y voluntaria de educación no-violenta y pacificadora o educación en y para la no-violencia y la paz practicada ya en escuelas de todo el mundo y en la que están invitados a participar los centros educativos, los educadores y los educandos de todos los niveles y de todos los países.

El mensaje básico de este día es: "Amor universal, No violencia y Paz". El Amor universal es mejor que el egoísmo, la no-violencia es mejor que la violencia y la paz es mejor que la guerra”.

Esta jornada se celebra desde 1964 y en 1993 la ONU reconoce como Día Internacional por la no violencia y la paz; en esta fecha se conmemora la muerte de Mahatma Gandhi, quien fue asesinado en 1948.

Referente histórico: Mohandas Karamchand Gandhi

Mohandas Karamchand Gandhi, nació en la India en 1869 y está considerado el máximo representante del pacifismo mundial. Un pacifismo comprometido con la lucha por los derechos de las personas y los pueblos, pero que llevaba a cabo esa lucha por medio de acciones no-violentas. Estudió derecho en Inglaterra y se trasladó a ejercer su profesión de abogado en Sudáfrica, donde se encontró con el Apartheid que sufrían en ese país, tanto los negros, como la numerosa colonia de indios que allí vivía. En este país comenzó sus primeras actividades de protesta pacífica contra el sistema, basada en la resistencia pasiva y la no-cooperación con las autoridades. Tras 20 años de lucha, y habiendo conseguido importantes mejoras, al menos para la comunidad india en Sudáfrica, se trasladó a la India para luchar por la independencia de su país, entonces colonia de Gran Bretaña.

Su experiencia africana de lucha no-violenta fue seguida en la India por millones de seguidores que se oponían, mediante boicots y manifestaciones pacíficas, a la dominación británica. Gandhi fue detenido en numerosas ocasiones, pero solía ser puesto en libertad debido a la enorme presión del pueblo indio que, debido también a su forma de vida sencilla y espiritual, le consideraba un santo (Mahatma quiere decir 'alma grande' en sánscrito).

Tras muchos años de lucha del pueblo indio, liderado por Gandhi, Gran Bretaña concedió la independencia a la India en 1947. Gandhi murió asesinado en 1948 cuando se dirigía a rezar, víctima del enfrentamiento entre hindúes y musulmanes en su propio país que él siempre intentó evitar. La muerte de Gandhi fue considerada una catástrofe internacional, incluso las Naciones Unidas decretaron un periodo de luto. Sin embargo, su figura como defensor de la lucha pacífica contra las injusticias ha seguido creciendo hasta convertirse en el símbolo del pacifismo mundial.

Otras acciones no violentas que hicieron historia

Gandhi no fue el único activista que consiguió desafiar las injusticias con acciones no violentas. A lo largo de la historia y en distintos lugares del mundo, ocurrieron otros episodios igual de exitosos.

El Motín del Té de Boston. (Boston tea Party, Estados Unidos, 1773). Unos años antes de que estallara la Guerra de la Independencia, Gran Bretaña ahogaba a los americanos con impuestos. En 1773, las autoridades decidieron aplicar un nuevo impuesto al té. Para protestar por la injusticia, medio centenar de personas disfrazadas de indios Mohawk asaltaron los barcos cargueros del puerto de Boston y tiraron todo el té al mar. Durante toda la hazaña no se produjo ni un solo herido.

El canto de los esclavos (Trinidad y Tobago, 1834). Frente a la sede de la autoridad colonial británica, un grupo de esclavos desarmados se dedicó a cantar ininterrumpidamente una tonada que decía que no estaban dispuestos a esperar seis años más para la abolición de la esclavitud. Gracias a ésta y a otras acciones no violentas, consiguieron la libertad definitiva ocho años antes de lo previsto por las autoridades británicas.

La resistencia danesa (Segunda Guerra Mundial). Los daneses no opusieron resistencia cuando las tropas nazis invadieron Dinamarca en 1940, porque éstos eran militarmente superiores. En cambio, el gobierno danés asumió una postura de aparente colaboración, aunque en realidad complicaba y obstruía el camino de los alemanes con acciones no violentas. Los trabajadores daneses de las fábricas militares alemanas se volvieron lentos e improductivos y, en ocasiones, saboteaban las líneas de producción. En el gobierno se crearon entramados burocráticos impenetrables para impedir o retrasar el cumplimiento de las órdenes alemanas. Finalmente, el gobierno danés ayudó a muchos judíos a huir hacia Suecia donde estarían a salvo del exterminio.

La lucha por los derechos civiles en Estados Unidos. (Martin Luther King Jr. 1929-1968), pastor de la iglesia baptista, es otra de las figuras principales de la no violencia. Fue el líder del movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos. Su lucha fue contra la discriminación racial y la segregación de los afroamericanos. También luchaba por mejorar las condiciones de vida de los más pobres. Siguiendo el ejemplo de Gandhi, aplicó las técnicas de la no violencia: llamó a sus seguidores a la desobediencia civil y convocó marchas como la Marcha por el empleo y la libertad (Washington, 1963) donde pronunció su famoso discurso “Tengo un sueño”. En 1964 recibió el Premio Nobel de la Paz. Martin Luther King fue asesinado el 4 de abril de 1968 en Memphis, Estados Unidos.

La revolución del poder del pueblo. (Filipinas, 1986). Desde 1963, Ferdinand Marcos dirigía un gobierno autoritario y corrupto en Filipinas. Cansados de Marcos y de la corrupción, el pueblo filipino se lanzó a las calles para exigir su dimisión y reestablecer el orden democrático. Las manifestaciones completaron un largo ciclo de resistencia pacífica. Entre el 22 y el 25 de febrero de 1986, al menos 200 mil civiles se congregaron en la Avenida Epifanio de los Santos, manifestándose y rezando en masa. Finalmente, Marcos huyó a los Estados Unidos y Corazón Aquino, la viuda de un importante dirigente político asesinado años antes, asumió la presidencia del país.

Y en Bolivia...

Remitiendonos a la década de los 70, recordamos el gobierno del dictador Banzer, cuando cuatro mujeres decidieron hacer una huelga de hambre unos días después de la Navidad de 1977 para pedir la liberación de sus maridos, militantes sindicales mineros. La etapa de dictaduras fue una de las más duras en la historia de Bolivia, con todos los partidos y sindicatos prohibidos y la oposición encarcelada, desaparecida o deportada. Más tarde, cuando el número de huelguistas pasaba de 1.000, Banzer es obligado a ceder. Y seis meses más tarde a abandonar el poder.

No se trataba, para estas cuatro mujeres, de una lucha por liberar a sus maridos, sino por la liberación del conjunto de los presos políticos del país. El 18 de enero, a los 22 días de huelga (más de 1.200 huelguistas) y con el apoyo de intelectuales y activistas por la democracia, se llega a un acuerdo entre el representante del gobierno y el presidente de la Asociación Permanente de Derechos Humanos, en presencia de representantes de la Iglesia Católica. Se consiguió al fin "Una amnistía general a favor de todos los bolivianos arrestados, exiliados, desterrados o rebeldes, por motivos políticos o sindicales". Al principio nadie creía que la huelga de las madres mineras quebraría el gobierno de Banzer, pero fue el principio del fin de un cruento régimen militar.

"Marcha por el territorio y la dignidad". (Trinidad y La Paz - Bolivia 1990). Los pueblos indígenas del oriente boliviano recorrieron a pie 640 kilómetros, desde Trinidad a La Paz, en una marcha que para muchos fue el inicio del proceso constituyente. Desde Trinidad (Beni), 300 hombres y mujeres emprendieron una caminata de centenares de kilómetros. El objetivo era claro, aunque los resultados inciertos. Se perseguía el reconocimiento y respeto al territorio, que diariamente era depredado por empresarios madereros.

Así se inició la marcha indígena por el Territorio y la Dignidad, que no sólo sacaría a la palestra pública la demanda y reconocimiento de los pueblos indígenas del oriente sobre la tierra y el territorio, sino la propia existencia de un grupo social hasta entonces olvidado por el Estado. Sin duda, la marcha de 1990 marcó un punto de inflexión en la historia de estos pueblos, pero también en la historia del país, ya que, según algunos, es este evento el que da inicio al llamado proceso constituyente.

La marcha indígena tuvo la característica de mantener un principio de cohesión que evitó que fracase. Los líderes consultaban cualquier eventual decisión y no tenían la intención de debilitar un movimiento que sólo quería hacer escuchar su voz sin violencia.



 

Gandhi está considerado el máximo representante del pacifismo mundial. Un pacifismo comprometido con la lucha por los derechos de las personas y los pueblos, pero que llevaba a cabo esa lucha por medio de acciones no-violentas.


Amor universal, No-violencia y Paz. El Amor universal es mejor que el egoísmo, la no-violencia es mejor que la violencia y la paz es mejor que la guerra.


Cinco mujeres mineras del distrito de Catavi fueron las que debilitaron la dictadura de Banzer con una histórica huelga de hambre de 21 días en 1978. Nelly de Paniagua, Domitila Chungara, Luzmila Rojas de Pimentel, Angélica de Flores y Aurora de Lora, junto a sus 14 hijos, iniciaron la medida de presión contra el régimen dictatorial. Esta es una histórica imágen en la cual se identifica a los sacerdotes Luis Espinal y Xavier Albó que acompañaron al grupo de valerosas mujeres bolivianas.


educabolivia © 2013                 
Saturday the 7th. Custom text here.