La legitimidad de los derechos de Bolivia sobre el litoral Pacífico está fuera de toda duda, igual que la legitimidad sobre el conjunto de todo su territorio. Este artículo asegura que si hoy Bolivia no tiene acceso al mar, no es por demarcación histórica, sino por una circunstancia política y militar ocurrida en 1879.

 

Nuestro país, Bolivia, nace como nación el 6 de agosto de 1825, en una reunión del Congreso en Sucre. La nueva nación que aparecía en el mapa geográfico de Sudamérica fue organizada en seis departamentos: Chuquisaca, La Paz, Potosí, Cochabamba, Santa Cruz, y Oruro.

Para nuestra fundación nuestro territorio se extendía hasta las costas del Pacífico e incorporaba las costa de Antofagasta, con un Litoral de 158.000 kilómetros cuadrados y 400 kilómetros lineales de costa marítima, con los puertos de: Cobija, Tocopilla y Mejillones.
 
Por otra parte, el 28 de diciembre de 1825, Simón Bolívar, en su ejercicio presidencial de nuestro país, al ver que el territorio patrio no tenía un puerto habilitado, emitió en Chuquisaca un decreto en el que se disponía que “quedara habilitado, desde el 11 de enero entrante, por puerto mayor de estas provincias, con el nombre de Puerto de La Mar, el de Cobija”. 
 
Pareciera más que claro que este puerto que recibiría el nombre del Mariscal José La Mar, era el primero que tenía Bolivia y no tenía ninguna vinculación con situaciones derivadas de la época colonial, sino que se había generado, como decía Alberto Ulloa, en razones políticas y económicas evaluadas por Bolívar, ajenas a las realidades del uti possidetis (Carlos Bustos).
 

Fuente: Ministerio de Comunicación: Demanda Marítima Boliviana 
 
¿Tenía la Audiencia de Charcas, territorio sobre el que se creó Bolivia, acceso al mar?
 
La legitimidad de los derechos de Bolivia sobre el litoral Pacífico está fuera de toda duda, igual que la legitimidad sobre el conjunto de todo su territorio. El 18 de abril de 1548, el pacificador La Gasca definió los límites entre el Virreinato del Perú (Audiencia de Charcas en esa región) y la Capitanía General de Chile; estableció el paralelo 25 como la demarcación más al norte de Chile. 
 
Este mismo criterio fue expresado por don Pedro de Valdivia, conquistador de Chile, en su carta al emperador Carlos V de 15 de octubre de 1550, en la que menciona textualmente el paralelo 25 como el límite más al norte de su jurisdicción. Queda claro que Chile nunca poseyó territorios más al norte del valle de Copiapó y que esa realidad fue sistemáticamente reconocida en todos los mapas que se publicaron en el mundo hasta 1880. Sobre esta base, la soberanía boliviana era indiscutible cuando menos hasta el Paposo en el paralelo 25.
 
Todo lo anterior viene a determinar que si hoy Bolivia no tiene acceso al mar, no es por demarcación histórica, sino por una circunstancia política y militar ocurrida en 1879. Además se debe ampliar que algunos historiadores dicen que si Bolivia posee o no mar, no es un tema a debatir en los mapas de la colonia española, por cuanto es un hecho antropológico, el dominio que tenía la cultura indígena originaria en las costas del Pacífico era la que delimitaba su territorialidad continental. Sin embargo, existieron intereses económicos que fomentaron una invasión y encontraron una excusa para justificar en el marco de la “legalidad” la expropiación de las costas bolivianas.
 
Esa supuesta excusa está enmarcada en el Derecho Internacional Americano basado en el Uti possidetis juris; término jurídico que ha llevado a muchas interpretaciones, especialmente en el periodo en el que recordamos la perdida de nuestro Litoral.
 
"Como tu poseías, continuarás poseyendo"
 
Esta expresión es un principio de derecho internacional que habla de la virtud del cual los beligerantes conservan el territorio poseído al final de un conflicto, salvo que se disponga otra cosa por un tratado. Al parecer derivó de la expresión latina "uti possidetis, ita possideatis", es decir, "como tu poseías, continuarás poseyendo".
 
Este principio proviene del derecho romano, que autorizaba a la parte beligerante reclamar el territorio que había adquirido tras una guerra. A partir de ello, el término ha sido utilizado históricamente para legitimar conquistas territoriales, por ejemplo, la anexión de la Alsacia-Lorena por parte del imperio alemán en 1871.
 
Más recientemente, el principio ha sido utilizado para establecer las fronteras de nuevos estados surgidos tras un proceso de independencia (descolonización), con el objeto de asegurar que las fronteras mantuvieran los límites de los viejos territorios coloniales de los cuales emergieron.
 
Este principio fue aplicado durante el siglo XIX respecto a los territorios emancipados del imperio español en la América hispana. Es decir, que una vez independizado, cada Estado así surgido poseería el mismo territorio que le correspondía al final de la época colonial. Se tomó como base los territorios poseídos en 1810.
 
Así en América del Sur y América Central, al pasar a la vida independiente, se fijaron para los nuevos países, el uti possidetis juris de 1810; en otras palabras, los territorios que tenían a 1810 como integrantes del virreinato, capitanía general o audiencia correspondiente, seguían siendo poseídos ahora como estado.
 
Conflictos territoriales latinoamericanos
 
La Corte de la Haya, adoptó el llamado “Uti Possidetis Juris” o derecho de posesión de los territorios colonizados por España, para determinar las extensiones geográficas, límites territoriales, accidentes geológicos, islas, derechos marítimos, fluviales y fronterizos, que hoy mantienen en una lucha estéril a millones de latinoamericanos, inmersos en luchas intelectuales u ocupando tiempo en compra de armas. Muchos de estos problemas han desbordado términos o tratos llenos de rencores junto a una lucha de argumentos bibliográficos y cartográficos. 
 
Estas naciones mantienen un conflicto fronterizo con sus vecinos, invocando el Uti Possidetis. Las naciones americanas con historia común, con una misma raíz cultural y hasta con iguales ideales revolucionarios que tienen problemas de demarcación territorial son:  
 

Fuente: Periódico "El País" - España

Enlaces relacionados:

Estados unidos y el mar boliviano - Testimonios para la historia - Jorge Gumucio Granier

 
 

 

Ahora y siempre, en la medida de sus fuerzas, mientras Bolivia exista, hara todo cuanto le sea posible para tener un acceso soberano al mar.


Bolivia presentó el 24 de abril de 2014 ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya una demanda en la que espera se dictamine que Chile tiene la obligacón de negociar un acuerdo que le otorgue una salida plena y soberana al oceáno Pacífico.


Bolivia es un estado pacifista, democrático que tiene la legitimidad de un pueblo que ha decidido cambiar su destino y proyectarse al futuro.

 

educabolivia © 2013                 
Sunday the 17th. Custom text here.