Efémeride que recuerda un hecho drámático en la historia del pueblo guarani ocurrido el 28 de enero de 1892.

 

 

Ir al Calendario

Durante el gobierno de Aniceto Arce, se produjo un hecho histórico poco conocido en nuestro país debido a que no existe bibliografía al respecto y porque los gobiernos  trataron de ocultar este episodio oscuro de nuestra vida republicana. El enfrentamiento se dio en Kuruyuki  (actual provincia Luis Calvo del departamento de Chuquisaca, fronteriza con el departamento de Santa Cruz), entre los blancos (Karai) y los guerreros guaraníes (Kereimbas).

Esta masacre significó la culminación de centenares de años de enfrentamientos entre quienes constantemente lucraron y ambicionaron el territorio guaraní y los que originariamente habitaron la zona del Chaco boliviano. Sus avasalladores (colonias españolas) y hacendados con poder económico, nunca desistieron en su afán por conquistar los recursos naturales del territorio, a costa de la sangre de miles de guaraníes.

En la batalla de Kuruyuki, los guaraníes estuvieron liderados por "Apiguaiqui Tumpa".Este guerrero, había aparecido sólo tres años antes en 1889 llamando al pueblo a la guerra contra los Karai, dados los permanentes abusos de hacendados, curas y militares que no cesaban en sus intenciones de apoderarse de sus tierras. La resistencia, las sublevaciones y los leves enfrentamientos, tuvieron su definitivo punto de quiebre la noche del 1° de enero de 1892, cuando el corregidor de Cuevo, un Karaí completamente borracho violó y mató a una mujer guaraní. A lo largo de todo el mes, se produjeron incidentes de toda naturaleza. Se atacaron puestos ganaderos, algunas iglesias como la misión de Santa Rosa de Cuevo.

La reacción no se dejó esperar, los Karaí, acudieron con la maquinaria guerrera de esa poderosa trilogía de la colonia y la república: La Iglesia, el ejército y los hacendados. Para mal de los Kereimbas (guerreros), sus opositores habían convencido a parte de los propios guaraníes a luchar contra sus hermanos.

El 28 de enero de 1892, desde la madrugada, los guaraníes se atrincheraron en la quebrada de Kuruyuki a la espera de los soldados del cuartel de Santa Rosa, donde empezó la batalla. Fue un combate desigual, los guaraníes con lanzas y flechas perecieron ante los fusiles de los soldados republicanos, comandados por los coroneles Ramón Gonzales y Tomás Frías. La lucha se extendió hasta horas de la tarde. El resultado fue desastroso, miles de guaraníes murieron ese día y sólo cuatro soldados del otro lado. Los pocos guaraníes sobrevivientes ya vencidos se internaron a los montes y otras comunidades cercanas, donde también fueron ejecutados.

El doloroso final ocurrió un 29 de marzo en la población hoy conocida como Monteagudo (Chuquisaca), con la ejecución del Tumpa, traicionado por uno de sus más cercanos colaboradores.

Después de Kuruyuki, los guaraníes fueron declarados extintos como sociedad independiente, aunque, meses y años después se produjeron pequeñas sublevaciones, se considera al 28 de enero como el fin de las rebeliones guaraníes, aunque el concepto iyambaé, (sinónimo de "no esclavo"), no es olvidado por el pueblo guaraní.

Durante todo el conflicto en un lapso de unos 17 años perecieron aproximadamente 6.000 guaraníes.

Miles de guaraníes prefirieron morir antes que vivir esclavos en las haciendas de los blancos. Fue un alevoso ataque de verdadera limpieza étnica que buscó eliminar esa nación, porque las persecuciones que sobrevinieron luego, pretendían eso, su total desaparición.

 

 
 
 
 

 

Recursos relacionados:                           

 

 


educabolivia © 2013                 
Saturday the 20th. Custom text here.