El 21 de agosto de 1971 se instauró una de las dictaduras más nefastas de la historia de Bolivia.

 

Los antecedentes más inmediatos a esa fecha fueron entre muchos, la Guerrilla de Teoponte, la Asamblea Popular y el IV Congreso de la Central Obrera Boliviana (COB). Gobernaba en ese entonces el Gral. Juan José Torres Gonzales, cuando fue sorprendido por la organización del golpe que fue coordinado entre la Falange Socialista Boliviana (FSB),  ell Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) y las  Fuerzas Armadas dirigidas  el Cnl. Hugo Banzer Suárez, que dirigió el golpe desde Santa Cruz.

El golpista fue detenido en su domicilio el 19 de agosto de 1971, el día del levantamiento armado, junto al comandante del Colegio Militar, Edmundo Valencia.
El golpe fue protagonizado por civiles y militares, las primeras acciones del golpe militar-civil se desarrollaron en la Plaza 24 de Septiembre de la ciudad de Santa Cruz. Allí hubo enfrentamiento entre estudiantes de la Universidad Gabriel René Moreno y rebeldes. Fue tomada ese día esa casa de estudios superiores por el Regimiento Manchego comandando por el Cnl. Selich.

Mientras tanto, Banzer al ser detenido fue conducido a la sede de gobierno. Un día después, el 20 de agosto, una bomba estalló en la sede de los rebeldes; en venganza, el Cnl. Selich ordenó ejecutar a los estudiantes que fueron apresados un día antes.

El gobierno de Torres tenía la esperanza en Oruro, ya que pensó que desde allí habría una contraofensiva minera, sin embargo, los golpistas tenían tan bien planificada su acción que dispusieron que los Rangers de la localidad de Challapata se adelanten para detener cualquier intento de recuperar el poder a través de la fuerza minera.

Por su parte, La Paz fue escenario de combates esporádicos que se dieron en distintas zonas, como Miraflores, el cerro de Laikakota, entre otros. Un grupo de trabajadores, universitarios y el Regimiento Colorados de Bolivia dirigidos por el My. Rubén Sánchez intentaron la retoma del Gran Cuartel.
El dictador consolidó haciéndose del poder, J.J. Torres salió al exilio al igual que el dirigente de la COB, Juan Lechín Oquendo. Banzer juró a la presidencia de la República el 21 de agosto de 1971 e ingresó al Palacio de Gobierno. Entre una de sus primeras medidas fue la clausura de todas las actividades de la Central Obrera Boliviana y de los partidos de izquierda.
Según documentación bien respaldada enviada a la ONU, las cifras de los siete años de dictadura fascista son escalofriantes y si bien pueden admitir más precisiones, jamás fueron desmentidas:
- Detenidos, 3.059 personas (15% mujeres y 85% varones).
- Residenciados y confinados, 1259.
- Exiliados forzosos, 663
- Torturados, 125 (25 de los cuales no vivieron para contarlo)
- Muertos y desaparecidos en enfrentamientos y masacres, 429. (por lo menos 24 cayeron en la Universidad de Santa Cruz al segundo día de iniciado el movimiento golpista.
- En lo que se llamó la Masacre del Valle de 1974, figuran 78 personas.
- Asesinatos políticos, 39.

Esta  dictadura, una de las más nefastas de la historia de nuestro país,  empezó a debilitarse debido a la resistencia popular que buscaba la reinstauración de la democracia. Una masiva huelga de hambre, iniciada en La Paz a fines de 1977 por un grupo de mujeres mineras a favor de una amnistía irrestricta y el retorno de todos los exiliados, le dobló la mano a Banzer. De ahí en adelante su régimen se desmoronó sin remedio.dos.

 

 
 
 
 

 

Recursos relacionados:

  • uno
  • dos
  • tres
  • cuatro

 

 

 


educabolivia © 2013                 
Tuesday the 10th. Custom text here.