Efeméride que hace referencia al 30 de junio de 1520, fecha en que el conquistador Hernán Cortez fue expulsado de Tenochtitlán  (Ciudad de México) acosado por los guerreros aztecas.

 

 

Ir al Calendario

Con el nombre de “La Noche Triste” la historia americana recoge la humillante expulsión del conquistador español Hernán Cortez de Tenochtitlán (Ciudad de México), acosado por los guerreros aztecas llenos de ira por el genocidio causado por los españoles.

Cortez inició la conquista de México en 1519, cuando el gran imperio de avanzada cultura era gobernado por Moctezuma Xocoyotzin (el Joven) o Moctezuma II. Los pueblos originarios no ofrecieron resistencia porque recibieron complacidos a Cortez confundiéndolo con el dios Quetzalcóatl, divinidad de rostro blanco y barbudo, rey del pueblo tolteca, quien había desaparecido después de anunciar que volvería. El 16 de julio de 1519, el conquistador con su ejército inició la marcha hacia Tenochtitlán, la capital del imperio azteca, sumando a su favor a numerosos pueblos que se le unieron. A pesar de la inocente bienvenida, Cortez, en su avance, llevó a cabo una horrible matanza del pueblo en Cholula.

El pueblo indígena azteca, a la cabeza de Moctezuma,  recibió con la mayor cordialidad al español a las puertas de Tenochtitlán. Sin embargo, la insaciable voracidad de riquezas desató la crueldad de los invasores. A los pocos días, Moctezuma fue sacado de su palacio y encadenado. Los españoles comenzaron a saquear por la fuerza el oro y la plata. Quienes se resistían eran muertos. El príncipe del pueblo texcocano, Mezahuilquetzin, fue ahorcado, y muchos otros grandes caciques murieron bajo torturas.

Cortez dejó Tenochtitlán a fin de hacer frente a una expedición enviada por el gobernador de Cuba, en su lugar se quedó Pedro de Alvarado, quien  atacó al pueblo que asistía a la fiesta sagrada de Tóxcatl en el templo mayor provocando centenares de muertos. La indignación conmovió a la ciudad  azteca y el pueblo sitió a los españoles impidiendo que recibieran agua o comida. Cortez, informado del sitio, regresó a la capital y pidió a Moctezuma que aplacara la rebelión popular. Obligado por la fuerza, éste habló desde lo alto del palacio Axayácatl para llamar a deponer las armas. Sin embargo, el pueblo había descubierto que Cortez no era ningún dios y que Moctezuma estaba al servicio de los españoles. Cuando apareció lo recibieron con piedras y flechas causándole graves heridas que provocaron su muerte.

Rodeado por miles de guerreros, Cortez ordenó la retirada de sus hombres la noche del 30 de junio de 1520. Aquella noche pasó a ser calificada por las crónicas como la “noche triste”. En su huida, bajo el ataque de los guerreros, los otrora orgullosos conquistadores perdieron  800 soldados y 2.000 de los tlaxcaltecas y huejotzincas que se le habían unido, además todos los cañones,  la pólvora y los tesoros que había saqueado. En su camino a Tlaxcala, Cortez fue de nuevo atacado por numerosos guerreros del pueblo mexicano. Cortez volvería de nuevo a la guerra de conquista del imperio azteca en 1521, esta vez al frente de un gran ejército.

 
 
 

 

 

 


educabolivia © 2013                 
Friday the 19th. Custom text here.