Acuerdo firmado el 7 de junio de 1494, por el cual los reyes de España y Portugal se comprometían a cumplir una serie de cláusulas, encaminadas a repartirse los territorios descubiertos por ambas naciones.

 

 

Ir al Calendario

En la época previa al descubrimiento efectuado por Cristóbal Colón, surgió  una rivalidad entre España y Portugal, por la competencia en la ocupación de los nuevos territorios, que amenazaba desatar una guerra entre ambas naciones.

Entre las razones de las exploraciones que se realizaban estaba el descubrimiento de nuevas rutas y nuevos territorios a la que se sumaba la búsqueda de oportunidades comerciales provenientes de la obtención de especies y mercaderías consideradas de lujo y la propagación de la fe cristiana entre los nuevos pueblos.

En 1493, después del descubrimiento de América, y de la existencia en su territorio de poblaciones aborígenes que habían de ser evangelizadas, el Papa Alejandro VI expidió una Bula, mediante la cual otorgó a los Reyes Católicos, Fernando de Aragón e Isabel de Castilla la misión de evangelizar todas las tierras descubiertas.

Ante esta situación, el Rey de Portugal, que era una nación de navegantes y exploradores, consideró que la Bula papal otorgaba a España un privilegio excesivo, razón por la que el Papa Alejandro VI propuso dividir los territorios descubiertos entre España y Portugal, para cuyo propósito se trazaría una línea de polo a polo, que quedaría a 100 leguas hacia el oeste de las Islas Azores y del Cabo Verde; que eran el territorio más occidental de Europa, por entonces conocido.

Los portugueses, que no se conformaron con esa propuesta,  negociaron con los Reyes Católicos un aumento de esa distancia; con lo cual en el año l494, los reyes de España y Portugal acordaron que la línea propuesta por el Papa Alejandro VI pasaría a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde.

Este acuerdo dio origen al Tratado de Tordesillas, firmado el 7 de junio de 1494 en la localidad española de Tordesillas (Valladolid), en virtud del cual se establece una línea de demarcación entre las dos coronas. La línea de Tordesillas cortó el continente americano dejando en la zona reservada a Portugal el extremo oriental. Sin embargo, aprovechando las dificultades para determinar con precisión ese límite, los portugueses, durante el coloniaje, trataron de extenderlo hacia el oeste y hacia el sur de nuestro continente.

Este tratado es esencial para comprender la historia de América y las relaciones económicas y culturales entre América y Europa. Es una referencia importante no sólo en lo que concierne a la historia del Océano Atlántico, sino también para la memoria del mundo, ya que permitió el encuentro de continentes y civilizaciones separados por mares desconocidos.

 
 
 

 

 

 


educabolivia © 2013                 
Wednesday the 23rd. Custom text here.