1956 a 1996

El líder moxeño Pedro Ignacio Muiba nació en la Misión Santísima Trinidad el 13 de junio de 1784, siendo sus padres Ignacio Muiba  y Petrona Teco. A muy temprana edad fue bautizado en la religión católica.

Desde su niñez dependió de los padres jesuitas donde aprendió a leer y escribir. Otro aspecto resaltante que tuvo en su vida, fue la inclinación por el cultivo de la tierra, ya que en su pequeña parcela existían varias especies de árboles frutales, además de maiz, frejol y arroz. Asimismo tenía una innata afición por la carpintería, según informes del padre Alfonso Camillo a la Audiencia de Charcas.

Durante el periodo de la dominación española surge con claridad la figura del Cacique  Pedro Ignacio Muiba, sus investigadores, señalan que logró tener contacto con Tupac  Katari, quién en mensajes epístolas vehementes estimulaba la rebelión que mantenía en  la altipampa andina. Eso le sirvió de tónica para mantener a los suyos al compás de espera de los acontecimientos que se fueron produciendo en los dominios del Alto Perú. De esta manera  logró saber del pronunciamiento del 25 de mayo de 1809  en Chuquisaca. Por el recrudecimiento del despotismo y la tiranía de los gobernadores de Moxos contra los nativos, Pedro Ignacio Muiba se rebela y, en la plaza de la segunda misión jesuítica Santísima Trinidad, dice públicamente “el rey de España ha muerto ¡nosotros seremos libres por nuestro propio mandato!. Las tierras son nuestras por mandato de nuestros antepasados a quienes los españoles les quitaron”.

De esa manera supo encauzar un movimiento y creyendo oportuna su intervención dirigió la rebelión contra la opresión española el 28 de octubre de 1810 en Loreto, lanzando la bandera de la Independencia Nacional. Así, el gran Moxos se acopló  al movimiento del alto Perú, desconociendo a las autoridades y poniendo en lugar de éstas a los caciques indígenas.

En uno de los cabildos, cuando se efectuaba la concentración revolucionaria en la plaza de San Pedro de Moxos —hoy conocida como San Pedro Viejo—se produce la tremenda traición, ya que son cercados los revolucionarios en el momento en que el Cacique Pedro Ignacio Muiba lanzaba la proclama, es tomado preso. Después de vejarlo y sin proceso alguno lo ejecutan el año 1.811. Su cadáver fue colgado en la  Plaza de San Pedro, “para escarmiento” de los demás indígenas.

 

 
 
 
 


Descargar documento PDF

 

1850 a 1950

Pablo Zarate se destaca como uno de los líderes aymaras más reconocidos por la historia de nuestro país. Dotado de gran inteligencia y de mucho poder persuasivo; aprendió el castellano, a leer y a escribir en un tiempo en que esto era un delito para los indígenas. Se presume que nació alrededor de 1850 en la localidad de Imilla Imilla (huancaruma) en la zona de Sica Sica del departamento de La Paz.
No se conoce ningún dato sobre la primera fase de su vida. Solo se sospecha que fue uno de los tantos indígenas anónimos testigo del despojo de las tierras comunitarias las leyes de exvinculación. Tampoco está claro si participó en el movimiento de los caciques apoderados de la última década del siglo XIX. Sin embargo se sabe que estuvo casado con Ayda Aguilar con quien tuvo cuatro hijos y que su status como Mallku de su comunidad le confirió cierto poder económico.
Tuvo relaciones de compadrazgo con José Manuel Pando que encabezó el Partido Liberal y subió al poder luego de ganar la Guerra Federal. Su aparición en la historia como actor principal indígena se relaciona con este suceso.
Las tres exigencias para entrar en la contienda fueron estratégicamente nacionalistas, no fueron un simple proyecto regionalista, sino que empieza desde el núcleo esencial de nuestro pueblo, para expandir a toda Bolivia el orgullo de ser habitantes de estos sagrados territorios, en consecuencia el líder comunero al ingresar a la guerra exige:
- Liberación de los colonos.
- Participación de los quechuas y de los aymaras en el gobierno.
- Devolución de las tierras comunales.
La participación indígena en la guerra federal  fue determinante; durante los momentos de guerra, Zárate construyó un discurso que se concentraba en la organización del gobierno indio evocando la figura de Tupac Katari. El Manifiesto de Willka conocido como la “Proclama de Caracollo”  planteaba lo siguiente:”…deseamos hallar la regeneración de … Bolivia”; “los indígenas, los blancos nos levantaremos a defender nuestra República de Bolivia … que quiere apoderarse … vendiéndonos a los chilenos “; “deben respetar los blancos o vecinos a los indígenas , porque somos de una misma sangre e hijos de Bolivia, deben quererse como hermanos con los indianos  … hago prevención a los blancos … para que guarden respeto con los indígenas…”
Pablo Zarate también promueve la fundación en Peñas de un Gobierno Comunal (federado), que nombra a Juan Lero como presidente. Este gobierno tenía los siguientes objetivos: la constitución de un gobierno indígena; la restitución de tierras a sus dueños originarios; y la guerra contra las corruptas minorías dominantes.
Esta medida fue tomada como amenazante a la integridad nacional, ya que se planteaba como una administración autónoma a Bolivia, este sería uno de los motivos por el cual fue encarcelado.
Posteriormente entra a Oruro con 50.000 quechuas y aymaras a los que encabeza demandando la devolución de tierras. Allí, es homenajeado, protegido y custodiado por el ejército federal. Luego Willka junta a 90 líderes comunales, pero los federales evalúan la situación y ven a Willka como una amenaza a la estabilidad nacional con tantas revueltas, por tanto, todos los líderes (incluido Willka) son apresados, interrogados y torturados.
El peligro que representó la presencia de Zarate para Pando quedó totalmente sofocado cuando el primero fue encarcelado bajo los cargos de sedición: Permaneció cuatro años en la cárcel de Oruro , de donde salió por el amotinamiento del 10 de mayo de 1903 , estando en la clandestinidad hasta el día en que fue ejecutado en la hondonada de Chu’llunk’iri en 1905.
Luego de este suceso, los liberales fueron protagonistas de nuevos asaltos a las “comunidades indígenas” que se convirtieron en sus latifundios..

 

 
 
 
 


Descargar documento PDF

 

1863 a 1892

INTNació en Guacaya, departamento de Santa Cruz, alrededor de 1863. Todavía no se establece la fonética de su nombre entre Apiaguaiqui o Hapia Oeki, Joseph Barnadas nos indica que el antropólogo Francisco Pifarre, recogiendo la tradición oral de los ancianos de la provincia Coordillera definió que su primer nombre fue Chapia Guasu  que traducido al castellano significa “mozalbete grande” y que cambió su nombre a Hapia Oeki (“Eunuco de Dios”)  al ser proclamado Tumpa y constituirse en la figura más representativa de la historia chiriguana que se haya estudiando hasta el momento.
En las tierras pertenecientes  a los chiriguanos la lucha por la tierra fue tenaz. Durante el año 1877 bajo la presidencia de Hilarión Daza se dio carta abierta a los colonizadores para la expansión de tierras en el territorio oriental. La toma de tierras fue progresiva. Poco a poco fueron apropiándose de las tierras en base a la exploración, tomando como centro de operaciones las pequeñas aldeas construidas producto de la misión jesuítica. Cuando llegaron a la Comunidad Mburikuyaki donde Chapia Guasu se asentó junto a su madre como cosechadores de maíz, los pobladores se organizaron para rechazar esta invasión. La tenacidad de la defensa hizo retroceder a los colonizadores hasta la población de Sucre. Estos inmediatamente levantaron la queja de que fueron objeto de violentos ataques de parte de los indios en su tarea autorizada por el Gobierno. El subprefecto de la región, Dr. Pedro Zárate prontamente se trasladó hasta la comunidad “agresora” con un contingente fuertemente armado para dar castigo a los indios revoltosos.
Los mburukuyateños y los buscadores de maíz, que no eran pocos, entre ellos Chapia y su madre, fueron sorprendidos durante la noche sin opción a defenderse. Se desataron acciones criminales horrendas.  La mayor parte de los pobladores fue degollada y acribillada sin compasión. El joven Chapia Guasu vio como su madre fue arrastrada hacia el centro de la Comunidad y luego ser asesinada. La masacre de Mburukuyaki marcó la vida del niño Chapia para su futura formación como líder que querrá cobrar venganza.
Antes que fuera descubierto y asesinado fue recogido por un hombre desconocido del pueblo de Imbochi, juntos escaparon a las tierras de mayor resistencia guaraní.
Fue adoptado por el Paye Taruire que pronto lo inició en las artes shamánicas . La leyenda cuenta que este Paye era un hombre que tenía mucho poder curativo, con poderes sobrenaturales. Este líder político-espiritual se encargó del aprendizaje de Chiapa Guasu durante 12 años, enseñándole las artes tradicionales. Se cuenta que el joven aprendiz logró sorprendentes curaciones durante el tiempo de su aprendizaje. En 1891 llegó a la madurez siendo elegido Tumpa, que se traduce como la figura ungida por los dioses para considerársele en la tierra como señor o libertador.
Cuando asumió este papel se planteó como principal objetivo la recuperación de las tierras arrebatadas a su gente. En algo más de un año inició la organización de su ejército. Rodeado de jóvenes guerreros como su jefe de guerra llamado Mbairirki, inició la contraofensiva contra los terratenientes de las haciendas. Cuando empezó la toma de las tierras que consideraba suyas, el gobierno de Arce envió tropas para la neutralización del movimiento. Situadas estas en la provincia Cordillera, empezaron a reprimir con dureza las entradas chiriguanas. En enero de 1892  se produjo la Batalla de Kuruyuki que fue decisiva para la derrota del movimiento de Tumpa. Esta batalla se considera como el ícono histórico de la lucha por la recuperación de tierras de la nación chiriguana. Al verse aminorado en sus fuerzas, Tumpa huyó de la persecución de los soldados hacia la población de Boyuibe. Allí cayó preso, traicionado por el cacique Guabntinguay. Fue trasladado a Sauces el 21 de marzo. Ocho días después, las cinco de la tarde fe elevado de un palo y fusilado en la plaza de la hoy pujante ciudad de Monteagudo a los 29 años de edad.
Fuente: La Razón 100 personajes de la RepúblicaÁ.

 

 
 
 
 


Descargar documento PDF

 

1771 a 1816

Nació en Buenos Aires-Argentina. Se alista a las filas de la revolución el 25 de mayo de 1810, partió con Belgrano hacia el Paraguay. Participa en las batallas de Tucumán y Salta como ayudante del general Belgrano. El 24 de septiembre ingresa a Santa Cruz de la Sierra, designado como gobernador intendente de la provincia con la misión de reorganizar las fuerzas cruceñas y armarlas a su defensa.
Fue uno de los grandes héroes de la independencia de nuestro país. Ofrendó su vida durante la revolución, en la cruenta batalla de El Pari. Luchó junto al coronel José Manuel Mercado “El Colorao” y a José Manuel Baca “Cañoto”, durante la sangrienta batalla de El Pari, el 21 de noviembre de 1816.
En la ciudad organizó talleres de mecánica y armería, e implementó la fabricación de la pólvora. Organizó la caballería bajo la comandancia de su lugarteniente, José Manuel Mercado. Decretó la libertad de los esclavos con la condición de que presten servicios militares y participen en los cuerpos llamados Pardos y Morenos. En abril de 1814 se une a la avanzada de caballería. El coronel Warnes deja a José Manuel Mercado encargado de la plaza y sale en expedición hacia Chiquitos en persecución del lugarteniente de Blanco, el coronel Udaeta le presenta batalla en Santa Bárbara cerca de San Rafael. El 21 de noviembre de 1816, Warnes le hace frente en la batalla de El Pari donde muere el caudillo. (Ingrid Vespa de Pucci).

 

 
 
 
 


Descargar documento PDF

 

1753 a 1782

Nació 1753 en Sullkawi (otras fuentes aseguran que nace en 1750 en Qara Qhatu (cerca de la ciudad de La Paz). Desde pequeña recorre junto a sus padres diferentes pueblos por el comercio de la hoja de coca. Allí ve los atropellos que se cometen contra los indígenas. Dedica su vida a luchar contra la opresión de los colonizadores, buscando la libertad y una vida digna para sus hermanos indígenas.
Se casa con Tupak Katari, un joven aymara que compartía la misma convicción ante la contingencia que vivían. Se unen a Túpac Amaru y a su esposa Micaela Bastidas, dos guerreros incansables, en busca del mismo propósito de libertad para sus pueblos y que lideraban el grupo de los quechuas. Estalla la insurgencia aymara-quechua y en 1781 Túpak Amaru es proclamado Virrey del Inca y Bartolina Sisa es elegida Virreina.
Bartolina asume un rol muy activo en la guerra contra los españoles, dirigiendo batallas junto a su esposo y teniendo a su cargo el ejército aymara. Sus propios compañeros la traicionan y la entregan a Sebastián Segurola como prisionera de guerra. Bartolina y Tupak Katari son sentenciados a muerte: en noviembre de 1781 Tupak es asesinado y en septiembre de 1782, Bartolina es torturada, ahorcada y descuartizada, exhibiendo la cabeza y las extremidades en los distintos lugares en que ella luchó.
Desde 1983 se establece el día 5 de septiembre, fecha en que se conmemora su muerte, como el Día Internacional de la Mujer Indígena. Y como reconocimiento a la actitud valiente y a su incansable lucha por las culturas ancestrales americanas, en julio de 2005 el Congreso Nacional de Bolivia declaró a Bartolina Sisa y Tupak Katari, heroína y héroe nacional. Á.

 

 
 
 
 


Descargar documento PDF


educabolivia © 2013                 
Monday the 24th. Custom text here.