Esta es una de las decisiones más trascendentales de la vida. ¿De qué voy a vivir el resto de mi vida? ¿Qué quiero hacer? ¿Será que sigo a mi corazón con lo que me gusta? .

 

¿O será que me inclino por algo que tal vez no es mucho de mi agrado pero financieramente me va a hacer una persona productiva?, o tal vez tenga la suerte de encontrar los dos aspectos, me encanta y al mismo tiempo financieramente da resultado.Como joven o señorita te estarás preguntando constantemente todas o algunas de las anteriores interrogantes. Como es un tema muy importante nos queda plantearte conceptos útiles y sugerencias muy concretas. La idea es que tengas criterios definidos y no eches al tacho tu futuro.

¿Lo que me gusta o lo que me conviene?

 
Desde la tradición familiar y social se nos ha enseñado que tenemos que hacer una carrera para luego ir a trabajar y así ganarnos el pan, pero son muchos los casos que hemos visto de personas archimillonarias que realmente no han hecho una carrera, ellos se han ido por su instinto o se han ido por su práctica y han “triunfado”.
 
De ahí que actualmente muchos se cuestionan: ¿Estudio una carrera universitaria? ¿Sí o no? O me voy por una carrera técnica mejor y ahorro tiempo. ¿Es más práctico? ¿Sí o no? Con todo lo anterior, ¿se debe estudiar una carrera o no?
 
Bajo la óptica anterior, lo que te podemos marcar, parecería que no es esencial estudiar una carrera de educación superior. Podría serlo, tal vez para una persona que, por ejemplo, quiera ser servidor público o funcionario privado y que le sirva para ascender en la escala jerárquica de su organización. Para estas personas una carrera, un título universitario, es importante. 
 
Al parecer podemos encontrar otra conclusión: una persona que quiera especializarse y que  quiera concentrarse en unos temas, no tanto en lo general  sino en algo más específico, debería dedicarse  a cursos especializados o a programas de formación técnica especializados en su área de interés a pasarse cinco o seis años en una Universidad viendo una cantidad de temas que de entrada, tú como estudiante, tal vez ya sabes. 
 
Hoy en día el tiempo es muy limitado y las horas son escasas, entonces esas especializaciones en temas de tu interés pueden ser mucho más convenientes que un mero título universitario y hasta te pueden servir para ascender en la escala jerárquica institucional o empresarial. 
 
Está claro. Hay que capacitarse, pero no necesariamente hay que capacitarse 5 o 6 años en una universidad. Hay que educarse, especializarse, tener la oportunidad de educarse con referentes de uno u otro tema, en el área de tú interés. Es mucho más práctico que pasar tanto tiempo al frente de un aula con un resultado muchas veces incierto.
 
Primero el ser y luego el tener
 
No olviden que vinimos a esta vida a ser felices. Si son felices haciendo una u otra actividad, pues maravilloso. Si de paso pueden combinar con su actividad un progreso financiero y una satisfacción para su familia pues mucho mejor.
 
Todos o la mayoría de las sugerencias o consejos dados a muchos jóvenes y señoritas están centrados en que escojan carreras que den dinero. Desde ese punto de vista financiero, ¿Cuáles serán las carreras que tienen éxito? La siguiente respuesta te va a sorprender: no es la carrera la que produce éxito, no es lo que tú estudias lo que te dará éxito. El éxito, tú éxito, se presentará cuando tengas la capacidad de monetizar tu talento, de convertir en recursos económicos lo que sabes. 
 
Es importante que recuerdes que primero tienes que preocuparte por el ser y después por el tener. Esa es una regla esencial en materia de felicidad. 
 
Los padres son “egoístas”
 
En muchas familias latinoamericanas, el referente cultural o costumbre familiar respecto de la educación superior, nos exige que trabajemos o estudiemos lo que trabajaron o estudiaron nuestros padres. Pero en muchas ocasiones a los jóvenes se les ocurre escoger profesiones que a sus padres no les gusta.  ¿Qué decirle a esos papás?
 
No te olvides que para un padre o una madre no hay nada más importante que ver a un hijo o una hija feliz. Muchas veces los padres son “egoístas”, quieren que sus hijos estudien lo mismo que sus profesiones (mucho más si tuvieron éxito) porque imaginan que esa profesión escogida es el mejor de los caminos. 
 
Si tienes esa circunstancia ten la capacidad, por más padre o madre que sea, de decirles que no pueden rifar tu vida. Eso sí, para exponer tú decisión debes hacerlo con plena seguridad y defender la idea de que cada uno debe recorrer su propio camino. Es muy importante que disfrutes la actividad que hagas, que vibres con lo que hagas. ¿Qué ganas estudiando o haciendo lo que el padre o la madre estudiaron o hicieron si no te hará feliz?
 
Los padres deben respetar el interés o la vocación del hijo o la hija, obviamente que debes escuchar y tal vez considerar su guía y sus consejos. En definitiva, a lo que te dediques hazlo mejor de lo que otro lo haga. Ponle tu sello personal. 
 
En nuestra sociedad se cree que para no ser tratado como menos tienes que ser ingeniero, médico o abogado. Ese es un error muy grande. 
 
¿Sabías que en el mundo de hoy hay muchos ejemplos de personas exitosísimas que ni siquiera terminaron la Universidad? ¿Cómo lo hicieron? Pues estas personas pusieron al servicio de una causa todas sus capacidades sin que ello implicara tener un cartón universitario. 
 
Toma atención a esta interesante conclusión: Hoy ya se está pensando muy seriamente que la universidad es una opción no una decisión inevitable. 
 
Más interrogantes…mas respuestas
 
¿Hasta qué punto es muy necesario pensar en lo material al momento de escoger una carrera? ¿Es importante tomar en cuenta la realización personal? Pues, definitivamente lo material es importante, pero lo más relevante es la satisfacción interior, porque nada se gana con decir sí soy muy prospero, tengo mucha plata, pero lo que tienes es un nivel de insatisfacción muy grande. No olvides que uno debe terminar haciendo bien aquello que disfruta.
 
Como reflexión final: ¿Estudias o no estudias en la universidad al salir bachiller? ¿A dónde llevas tu futuro? Pues queda plantearte la siguiente respuesta, basado en el siguiente dicho: la mayoría de las personas se mueren sin saber para qué eran buenas. 
 
En definitiva ponte a pensar y analizar, ya nomás, y encuentra lo que te gusta que te gustaría ser profesionalmente.
 
 

 

 

 

¿Estudio una carrera universitaria? ¿Sí o no? O me voy por una carrera técnica mejor y ahorro tiempo. ¿Es más práctico? ¿Sí o no? Con todo lo anterior, ¿se debe estudiar una carrera o no?


Desde la tradición familiar y social se nos ha enseñado que tenemos que hacer una carrera para luego ir a trabajar y así ganarnos el pan, pero son muchos los casos que hemos visto de personas archimillonarias que realmente no han hecho una carrera, ellos se han ido por su instinto o se han ido por su práctica y han “triunfado”.


¿Sabías que en el mundo de hoy hay muchos ejemplos de personas exitosísimas que ni siquiera terminaron la Universidad? ¿Cómo lo hicieron? Pues estas personas pusieron al servicio de una causa todas sus capacidades sin que ello implicara tener un cartón universitario.


educabolivia © 2013                 
Sunday the 19th. Custom text here.