La bandera es una enseña nacional que representa la fortaleza del pueblo boliviano;  es motivo de orgullo y existe un compromiso de defenderlo, luchar e incluso dar la vida por ella, porque es mucho más que un símbolo patrio.

 

La "Tricolor boliviana" es el símbolo  que nos representa. Este 17 de agosto todos los bolivianos celebramos a nuestra emblema con celebraciones en distintos puntos del territorio boliviano. Celebramos el "Día de la Bandera" como fiesta nacional desde el 30 de julio de 1924, cuando se aprobó el decreto supremo en conmemoración del aniversario de creación de la primera bandera boliviana el 178 de agosto de 1825. Es el símbolo patrio más respetado e ícono de la bolivianidad en todo el mundo.

 
 

 

Un 17 de Agosto de 1825, la Asamblea Deliberante, creó mediante Decreto, la primera Bandera, consistente en: dos fajas verdes en los extremos superior e inferior y una roja, más ancha que las verdes, al centro. Al centro de la faja roja, se colocaron cinco medios óvalos verdes formados por ramas de olivo y laurel, uno en el medio y cuatro en los costados, y dentro de cada uno de estos óvalos, se colocaron una estrella de color oro.

No es necesario morir envuelto en una bandera para señalar un sacrificio. Es todo aquel que ha defendido a Bolivia, que ha luchado por ella, en cualquier momento de la historia y ha muerto por esa bandera, y podemos empezar un recuento en las luchas por la independencia.

De esta manera la primera Bandera Nacional, expresaba el contenido de la Patria, en sus tres reinos de la naturaleza.

El 25 de Julio de 1826, se modificó nuestra bandera, de la siguiente forma: se le cambio el verde de la parte superior por un amarillo, seguían la roja al centro y el verde abajo. En lugar de las cinco estrellas de oro, las armas de la República al centro rodeada por dos ramas de olivo y laurel.

Finalmente, el 30 de Noviembre de 1851, a instancias del Presidente Belzu, la Convención Nacional, reformó definitivamente el Pabellón Boliviano, de la siguiente manera: tres fajas horizontales, roja, amarilla y verde. La roja en la parte superior, la amarilla al centro y el verde en la parte inferior. Así quedó en definitiva la formación de nuestra hermosa y sin par enseña patria.

Se puede decir que la primera bandera boliviana data desde los tiempos del Tahuantinsuyo, o sea muchísimos años antes de la Conquista española. Nuestros antepasados usaron banderas multicolores de tela, que llamaron Whipala, las que se componen de doce cuadrados iguales, de diferentes colores, tomados del Arco Iris. Dicha Whipala, bandera, representaba al Tahuantinsuyo que estaba dividido en cuatro partes iguales llamadas “suyos”, tomando las dos últimas sílabas del Tahuantinsuyo. Así tenemos: el Chinchasuyo, el Collasuyo, el Cuntisuyo y el Antisuyo. Parece que todos ellos estuvieron orientados en los cuatro puntos cardinales, de los cuales se desprende que nuestra bandera se origina de la época del Collasuyo.

El rojo, amarillo y verde es algo que automáticamente lo relaciona a uno con su país, como el nombre que figura en el carnet de identidad de una persona y que por eso la tricolor simboliza a toda Bolivia.

Antes, ahora y siempre, nuestra bandera representa la valentía de todos los patriotas bolivianos que lucharon desde tiempos inmemorables por el honor de nuestra bandera y nuestra Patria, derramando su sangre en todos los campos de batalla; desde las guerras y guerrillas, antes de nuestra independencia, hasta las guerras por defender la integridad nacional frente a los  invasiones, en las cuales se derramaron sangre boliviana igual que desde el tiempo de la colonia.

Nuestra bandera no es una simple tela y sus colores representan el sentimiento de ser boliviano.. El pabellón es motivo de orgullo y existe un compromiso de defenderlo, luchar e incluso morir por él.  Los colores son los que están cargados de simbolismo que se han convertido en algo inherente a nosotros. El rojo, amarillo y verde es algo que automáticamente lo relaciona a uno con su país, como el nombre que figura en el carnet de identidad de una persona y que por eso la tricolor simboliza a toda Bolivia, eso colores que son el rojo, amarillo y verde los que tienen la energía simbólica. En ese sentido, que cualquier objeto que tenga la tricolor, por ejemplo un auto, una polera, una gorra, etcétera, representa la bolivianidad.

Pueden haber varios emblemas en los países, pero cuando se constituyeron las naciones, entre los siglos XIX y XX, se crearon las banderas como reflejo de las identidades nacionales de cada patria. No hay que olvidar, menciona, que el hombre es el único animal capaz de dar su vida por una cuestión de honor.

Esto implica valores de subordinación de parte del ser humano; estos valores, que imbuye la bandera, son de amor a la Patria y de sacrificio y es la única capaz de agrupar a una comunidad.
 
Es obligatorio recordar, por ejemplo, la Batalla del Alto de la Alianza contra los chilenos (26 de mayo de 1880, en la Guerra del Pacífico) cuando el general Juan José Pérez se abrazó de la bandera y murió.
 
En la Guerra del Chaco, el abanderado del Regimiento Lanza no quiso entregar el pabellón y prefirió morir antes de el que los paraguayos tomen símbolo patrio.
 
La historia habla también de Genoveva Ríos, la niña que cuando los chilenos invadieron Antofagasta, en 1879, se apoderó de la enseña y la estrujo para protegerla como si fuera la misma Patria.
 
No es necesario morir envuelto en una bandera para señalar un sacrificio. Es todo aquel que ha defendido a Bolivia, que ha luchado por ella, en cualquier momento de la historia y ha muerto por esa bandera, y podemos empezar un recuento en las luchas por la independencia. Existen ejemplos como el del rol de Andrés de Santa Cruz en la Batalla de Ayacucho en 1824; el triunfo del ejército comandado por José Ballivián en Ingavi en 1841 ó la consolidación de la independencia boliviana frente a la invasión peruana. Tampoco se puede olvidar el heroísmo de Eduardo Abaroa ante los chilenos en la defensa de Calama, el 23 de marzo de 1879.
 
Este 17 de agosto, los bolivianos conmemoramos el Día de la Bandera, en homenaje a la enseña que flameó el 17 de agosto de 1825 identificando a la Bolivia independiente. La conmemoración fue fijada por el decreto supremo del 30 de julio de 1924.
 
Historia

Un 17 de agosto de 1825, hace 187 años, la Asamblea Deliberante reunida en Chuquisaca y encabezada por Casimiro Olañeta, tomó la decisión de representar a la Patria con una bandera dividida en tres franjas con un color punzó al centro rodeada por dos verdes.

Se dispuso ubicar sobre el área central de la enseña, cinco óvalos verdes formados de ramas de olivo y laurel, uno en el medio y cuatro en los costados, dentro de cada uno de éstos se colocó una estrella de oro representando las cinco provincias del Alto Perú en ese momento: Chuquisaca, La Paz, Santa Cruz, Potosí y Cochabamba.

Los asambleístas decretaron acordar dos opciones para la representación del pabellón patrio: la primera, para actos civiles denominada “Menor” y otra oficial para acontecimientos públicos llamada “Mayor”. La diferencia radicaba en la cantidad de estrellas que debían poseer, la primera tan sólo con una al centro rodeada de hojas de laurel y la segunda con las cinco distinciones a las provincias como estaba estipulado.

 

Primera modificación

Ambas banderas, la Menor y la Mayor, tuvieron un tiempo de vida muy corto, ya que al siguiente año, el 25 de julio de 1826, el Presidente de la República Mariscal de aquel año, el Mariscal Antonio José de Sucre, tomó la decisión de sustituirlas por otras. Esta enseña modificada contaba con tres franjas horizontales de la misma dimensión, agregando una amarilla en el extremo superior, una punzó central y una verde en el margen inferior.

En la firma del decreto que autorizaba la transformación se mantuvo la decisión de continuar con dos versiones del pabellón modificando sus nombres, uno denominado “Civil” y otro “Estatal” que contaba con el escudo de armas del Estado en el centro rodeada por una rama de olivo a la izquierda y una de laurel a la derecha.

 

Enseña actual

La bandera actual y oficial del Estado Plurinacional de Bolivia, fue adoptada el 31 de octubre de 1851 durante el gobierno del ex presidente Manuel Isidoro Belzu.

En fecha 14 de julio de 1888, mediante un Decreto Supremo, se reglamenta y uniforma el uso de la enseña patria. Se dispone, en su quinto artículo, que la bandera nacional esta dispuesta de: tres franjas horizontales, de igual anchura y dimensiones, una roja en la parte superior, color oro en el centro y una verde en la parte inferior.

Representación simbólica de los colores

El rojo representa la sangre derramada por los próceres en la Guerra de la Independencia para el nacimiento y preservación de la república. El amarillo es la representación de la riqueza mineral presente en toda la nación. El verde por ser un país de gran producción agraria y de riqueza natural incomparable.

El Presidente Belzu, ordenó enfáticamente a la Policía Nacional una tarea, la de vigilar y custodiar que “no se vilipendien sus colores”. Desde aquella orden y desde entonces, nadie más se atrevió a cambiar los matices que representan el país.

Alternativas de uso oficial

La bandera actual cuenta con variaciones dependiendo de la entidad por la que es usada. La estatal es utilizada en actos cívicos de importancia, se diferencia porque incluye en su parte central el escudo de armas.

Las Fuerzas Armadas emplean una enseña con el escudo nacional, pero que es rodeado con una rama de olivo ubicada a la izquierda y una de laurel a la derecha.

A diferencia de ella, la Bandera Naval posee un fondo azul, donde se destaca en el ángulo superior izquierdo la bandera nacional, bordeada por nueve estrellas de color dorado que representan los nueve departamentos del Estado boliviano (Chuquisaca, Beni, La Paz, Cochabamba, Pando, Oruro, Santa Cruz, Potosí y Tarija). En diagonal a la bandera nacional, casi en el extremo inferior derecho, se observa una estrella solitaria, que simboliza el anhelo del pueblo boliviano por recuperar el territorio que le permita la recuperación del Departamento del Litoral y la salida al Océano Pacífico.

Símbolos asociados a la Bandera boliviana

Existe un conjunto de “símbolos patrios”, los cuales son: la bandera, el escudo y el himno nacional. Como símbolos derivados o asociados se encuentran básicamente dos: la escarapela y las flores nacionales, la kanthuta y la flor de patujú.

                           

 ESCUDO                                        ESCARAPELA                                                KHANTUTA

             

  PATUJU                                                   WHIPALA

 

 

 
 

educabolivia © 2013                 
Tuesday the 26th. Custom text here.