• Aniversario Portal
  • Mar para Bolivia
  • Educabolivia
  • Agua
  • Día Internacional de la Madre Tierra

El 9 de  abril de 1952, el pueblo minero, obrero y campesino derrotaron al Ejército de la oligarquía e iniciaron la gran revolución, cuyos hitos históricos cambiaron el rumbo del país.

 

Las sirenas sonaban en el centro de la ciudad, y las radioemisoras perifoneaban la victoria de los milicianos, mientras algunas balas aún cruzaban las calles de Villa Victoria, en La Paz.

 
Se trataba del triunfo de la Revolución Nacional de 1952, iniciada el 9 de abril de ese año, gracias a la alianza entre obreros, campesinos, burgueses y políticos, que se agruparon en el movimientismo con una visión nacionalista. 
 
Para el historiador Eduardo García, este hecho marca la culminación de un proceso que comenzó después de la derrota de la Guerra del Chaco, que vio surgir una generación que no iba a permitir otra humillación a la patria.
 
“Hasta la Guerra del Chaco, los indios no eran bolivianos. Es en esta guerra donde se produce el reencuentro de la población boliviana, cuyos grupos sociales indígenas, la clase media y artesanos se reconocen como bolivianos en las arenas del Chaco”, sostuvo el historiador, quien aseguró que el referido reencuentro “generó una conciencia de identidad nacional que se consolida el año 1952”.
 
Fue en ese contexto cómo la Revolución Nacional realizó transformaciones fundamentales en la participación ciudadana de todos los sectores del país, la distribución de tierras, el control del Estado sobre los recursos naturales y la economía boliviana.
 
“Nacionaliza las minas, con lo que el Estado recupera la gran fuente de ingresos para lograr el desarrollo nacional”, rememoró el historiador.
 
Con ello se proclamó —aunque no se consolidó— la culminación del viejo orden oligárquico-terrateniente, que había imperado en Bolivia durante el último siglo y que había sumido a las masas de la República en la más absoluta pobreza, además de la distinción de sectores sociales. 
 
Asimismo, se incorporó por primera vez en el escenario político nacional a la mayoría indígena-campesina, al establecer el voto universal y promover una reforma agraria muy exitosa para acabar con el régimen terrateniente imperante en el occidente del país.
 
 

Croni-K: Pasajes de nuestra historia - Revolución de abril de 1952
 
LA INSURRECCIÓN 
 
Mientras Víctor Paz Estenssoro, exiliado en Buenos Aires, intentaba negociar con los militares, Juan Lechín, dirigente minero perteneciente al MNR, llamó a los trabajadores a levantarse. En abril de 1952 estalla la insurrección. Los mineros llegaron a La Paz armados con dinamita, asaltaron el arsenal central y luego la base aérea, consiguieron armas y resistieron el bombardeo de la ciudad por el Ejército. 
 
Un sector de la Policía se plegó a la insurrección. A lo s tres días, el Ejército se había desmoronado ante el poder de las milicias armadas, obreras y campesinas que dominaban La Paz, Oruro y el país.
 
“La Revolución de 1952 ha sido impulsada porque el pueblo ya no podía soportar el saqueo y que la oligarquía minera gobierne desde Inglaterra y que nuestros minerales no sirvan a la diversificación económica y a la industrialización de nuestro país”, relató el ex secretario de Seguridad Social de la COB en los años 80, Juan Hoyos.
 
REGALAN LA PRESIDENCIA A MNR 
 
Los trabajadores tenían las armas, fuertes sindicatos, fundan la COB (Central Obrera Boliviana) y decidían sobre el abastecimiento de alimentos y el transporte. 
 
El principal dirigente de la COB era Juan Lechín, que compartía la dirección con el POR (Partido Obrero Revolucionario), el cual respondía entonces a las posiciones de Michel Pablo y Ernest Mandel, (corriente de la Cuarta Internacional que hoy se denomina Secretariado Unificado). 
 
Estaban dadas todas las condiciones para que la COB asumiera formalmente el poder. Pero su dirección convocó a Paz Estenssoro, que volvió del exilio el 14 de abril, a quien le regalaron la presidencia.
 
La movilización obrera y campesina seguía presionando. Se logró la nacionalización de todas las minas. Los campesinos se alzaron, ocuparon las haciendas en el altiplano y los valles, echaron a los terratenientes y recuperaron las tierras. Se logró el voto universal, incluyendo a las mayorías indígenas y mujeres.
 
MNR PACTA CON LA BURGUESÍA 
 
Ya en el poder, el MNR pronto pactó con la burguesía y el imperialismo. Nombró ministros a Lechín y a otros dirigentes de la COB, pero al servicio de mantener la propiedad y el régimen económico burgués capitalista. 
 
De acuerdo con el relato del ex dirigente de la COB, el MNR pactó con el FMI y entregó el petróleo, nacionalizado desde la década del treinta, a los yanquis; además repartió las tierras indígenas entre sus dirigentes y amigos en el oriente del país.
 
“Los trabajadores mineros fuimos quienes aportamos con nuestros salarios para crear la Fundición de Vinto, entonces eso quiere decir que los trabajadores deberíamos ser propietarios de ella —como lo son ahora en el actual proceso de nacionalización, donde todo el pueblo boliviano se beneficia de las ganancias de YPFB—”, consideró Hoyos. 
 
Así, el dirigente lamentó: “Todo lo producido se lo llevaban al exterior y no se quedaba nada para nuestro país. Ésa es una muestra de que la Revolución de 1952 haya sido traicionada”, afirmó Hoyos. 
 
En la misma línea, el secretario de Seguridad Social de la Central Obrera Boliviana, Juan José Guzmán, dijo: “Con el transcurrir de los años, lamentablemente, el MNR ha tenido una actuación neoliberal contra los trabajadores. Es decir, perdió completamente la esencia de la lucha del 52”.
 
Uno de los daños que recuerdan con más dolor, tanto los ex dirigentes como los actuales, es la emisión del Decreto Supremo 21060, en 1985, que dispuso la libre contratación y congeló los salarios. 
 
Para el secretario de Integración y Desarrollo Regional de la COB, José Luis Delgado, el propósito del neoliberalismo puso la economía y los recursos del país al servicio del capital privado, de las transnacionales, mediante la privatización de las empresas estratégicas del Estado.
 
ESPIRITU REVOLUCIONARIO
 
“Las conquistas que se han conseguido en la Revolución de 1952 se han dado gracias al espíritu revolucionario de la clase obrera”, sostuvo el secretario de Seguridad Social de la COB, Juan Hoyos.
 
LOGROS DE LA REVOLUCIÓN
 
Nacionalizaciones
 
Nacionalización de la minería. El 31 de octubre de 1952, la propiedad de las minas, principalmente compuesta por minas de estaño, de Patiño, Hochschild y Aramayo, es nacionalizada e integrada en una nueva empresa estatal (Comibol).
 
Reforma agraria
 
Organización de la sindicalización campesina y la Ley de Reforma Agraria (2 de agosto de 1953). Se abolió la servidumbre de los indígenas y se repartieron las tierras de latifundio entre los campesinos que no las tenían (1 millón de campesinos).
 
Voto universal
 
El 21 de julio de 1952 se establece el voto universal, que otorga el derecho al sufragio a analfabetos, indígenas y mujeres,  independientemente de su raza, sexo o condición social.  Con la medida se incrementó el padrón electoral.
 
Central Obrera Boliviana
 
La Central Obrera Boliviana (COB), creada el 17 de abril de 1952,  permitió la participación de los sindicatos y sus dirigentes en el gabinete. A través de la COB se instaló el poder de los sindicatos de Bolivia.
 
RESULTADO: LA ORGANIZACIÓN OBRERA
 
Uno de los logros de la Revolución de 1952, que perdura con el tiempo y que, para algunos dirigentes e historiadores, constituye la antesala de la Bolivia inclusiva de los tiempos actuales, es la conformación de la Central Obrera Boliviana (COB).
 
El ente matriz de los trabajadores fue fundado el 17 de abril de 1952, en el marco de la revolución de ese año, sobre la base de los poderosos sindicatos mineros, afiliados en torno a la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), fundada en 1944. 
 
Antes de la fundación de la COB, en junio de 1944, se creó la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) luego de un congreso que se realizó en ese entonces en las minas de uno de los barones del estaño, como fue Simón Iturri Patiño. Dicho Congreso de mineros se llevó a cabo del 3 al 5 de junio de ese año.
 
La importancia de la creación de esta federación fue darle un poder e instrumento político al movimiento sindical, que aún estaba en pañales. Además, los mineros pasaron a ser la vanguardia del movimiento obrero y la base para la creación de la Central Obrera Boliviana.
 
Con excepción de sus primeros años, cuando el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) mantenía la hegemonía política, la COB estuvo de su lado, posteriormente se desmarcó de cualquier gobierno para encarar una lucha firme y férrea en defensa de las demandas sindicales de los obreros. 
 
Así lo establece su guía sindical: la Tesis de Pulacayo, que plantea que los trabajadores deben tener mejores condiciones de vida y de trabajo; además de un salario básico vital y con escala móvil; semana de 40 horas de trabajo; entre otros.
 

Croni-K: Pasajes de nuestra historia - Historia del Movimiento Obrero en Bolivia
 
Fuente

Redacción central / Periodico Cambio

Otros videos relacionados:

 

La Revolución Nacional de 1952, iniciada el 9 de abril de ese año, se dio gracias a la alianza entre obreros, campesinos, burgueses y políticos, que se agruparon en el movimientismo con una visión nacionalista.


Estaban dadas todas las condiciones para que la COB asumiera formalmente el poder. Pero su dirección convocó a Paz Estenssoro, que volvió del exilio el 14 de abril, a quien le regalaron la presidencia.


Desde 1952 se incorporó por primera vez en el escenario político nacional a la mayoría indígena-campesina, al establecer el voto universal y promover una reforma agraria muy exitosa para acabar con el régimen terrateniente imperante en el occidente del país.

 

 

educabolivia © 2013                 
Sunday the 30th. Custom text here.