En esta fecha, nuestro país celebra la llegada de la primavera y con ésta el Día del Estudiante, del Amor, del Médico y el Día del fotógrafo;  la jornada es aprovechada por la población para promover  gestos de alegría y actos conmemorativos, especialmente en los centros educativos, donde los estudiantes son los principales protagonistas.

 

En esta fecha se inicia el equinoccio de primavera, estación que se caracteriza por el aumento gradual de las temperaturas, de las horas de luz y comienza a reverdecer los paisajes después de las frías temperaturas del invierno.

La primavera es la estación que renueva con vigor el entorno ambiental que nos rodea, las plantas florecen y llena a todos de alegría, música y vida.
 
El Día del Estudiante fue instituido el 25 de octubre de 1939, durante el gobierno del general Carlos Quintanilla, con el fin de direccionar los festejos hacia actividades educativas: Según los historiadores, la intención del Decreto Ley era la de rendir homenaje a los niños y jóvenes estudiosos del país, a través de un feriado y con la realización de actos especiales; esto significa rendir homenaje a la niñez y la juventud boliviana, donde ellos se encuentren: en las escuelas, colegios, universidades, los cuarteles; en fin, la ley es genérica. 
 
Los agasajos son característicos en las Unidades Educativas, acto central que enaltece el proceso de formación de los niños, adolescentes y jóvenes. Posteriormente comparten en sus aulas chocolate, gelatina, galletas, tortas, dulces, y más.
 
La llegada de esta fecha conlleva el recibir una gran fiesta de diversos matices. Por ejemplo, en la paceña calle Los Andes, padres y madres de familia, junto a varios jóvenes se afanan buscando trajes típicos con los que bailarán sus hijos. Aunque sin haber dado su tiempo para ensayos, todo sea por la alegría que les darán por la llegada de los días primaverales. El entusiasmo es por demás visible y elocuente. 
 
Mientras que en Santa Cruz, se cambian papeles y escritorio por masitas y refrescos que llevarán a los niños del ciclo de primaria. Todos los cursos harán algo parecido. Los niños que van al jardín infantil lo harán disfrazados y los pequeñines del pre-básico tendrán una fiesta al aire libre.
 
En esta fecha también se celebra el Día del Médico, que fue instaurada en el II Congreso Médico Boliviano  de la Confederación Médica Sindical de Bolivia (COMSIB), realizado en la ciudad de Cochabamba el 14 de septiembre de 1966, cuando el Dr. José María Alvarado presentó un proyecto proponiendo el día 21 de septiembre como Día del Médico Boliviano, en conmemoración a los antiguos rituales que en esta fecha se realizaban para eliminar las enfermedades de los hogares.
 
De la misma manera se celebra el Día del Amor, dedicada para que los enamorados expresen sus sentimientos más puros de aceptar a la pareja con sus virtudes y defectos, es un acontecimiento muy especial para todos los enamorados, generalmente suelen obsequiarse lindos regalos, salir a comer juntos entre otras actividades para disfrutar este día junto a aquella persona especial en nuestra vida.
 
Asimismo, se celebra el Día del Fotógrafo, que es recordado en la mayoría de los países latinoamericanos. El 21 de septiembre está relacionado con la fecha donde fue realizado el primer daguerrotipo en América Latina, procedimiento inventado por Daguerre que permitía fijar en una placa de cobre las imágenes obtenidas con la cámara oscura, invento precursor de la fotografía moderna.
 
Ritos originarios de bienvenida a la primavera
 
Para las comunidades rurales bolivianas, septiembre es el inicio de las tareas de siembra de la tierra. Es una época de purificación y fertilidad de la Pachamama, para que sus frutos sean fecundos.
 
Según el calendario aymara, el 19 de septiembre comienza el Awti Pacha, la época del año que está dedicada a la siembra, cuando el hombre alimenta a la tierra hambrienta. Comienza el lapaki o la época de calor. Es el mes dedicado a la primavera y a la luna nueva. Además es el mes de la gran fiesta citúa o ritual inca de purificación de las enfermedades, del peligro, los desastres y los infortunios. En tiempos prehispánicos, se realizaban grandes baños colectivos en las fuentes comunitarias de agua, que se llevaban a cabo durante la noche. Además, para las jóvenes que recientemente se habían convertido en madres, era la oportunidad de entregar en ofrenda a sus primogénitos a la luna, invocándola como madre.
 
El awti y lapaki, que se relacionan con lo masculino, dan paso también a los rituales para atraer las lluvias, en cuyas ceremonias se emplean instrumentos musicales aerofónicos cerrados como el pinquillo en todas sus versiones, los cuales están relacionados con la fertilidad y tienen sentido femenino, en el afán de invocar a la Pachamama fecunda. Aquellos también incluyen la ornamentación de los bueyes y el sacrificio de los animales. Los sabios pueden predecir el año agrícola a partir de las vísceras de llamas y ovejas que han sido sacrificadas. Igualmente, en la primavera andina se aprovecha de realizar ch’allas de sembradíos, ganados y vivienda, para atraer fertilidad y abundancia.
 
 

 

El Día del Estudiante fue Instituido el 25 de octubre de 1939, durante el gobierno del general Carlos Quintanilla, con el fin de direccionar los festejos hacia actividades educativas.


En esta fecha también se celebra el Día del Médico, que fue instaurada en el II Congreso Médico Boliviano  de la Confederación médica Sindical de Bolivia (COMSIB).


De la misma manera se celebra el Día del Amor, dedicada para que los enamorados expresen sus sentimientos más puros de aceptar a la pareja con sus virtudes y defectos.

 


educabolivia © 2013                 
Tuesday the 12th. Custom text here.