Las pilas, baterías y otros acumuladores de energía, son elementos que pueden llegar a contaminar de manera irremediable la madre tierra, debido a su alto contenido de metales pesados y otros compuestos químicos, por lo que se requiere reciclar estos dispositivos  adecuadamente con el fin de evitar o minimizar los impactos negativos que pueden ocasionar.

 

Las pilas, las baterías o los acumuladores funcionan a base de muchos elementos químicos que, al reaccionar, producen la corriente eléctrica;  contienen metales y sustancias químicas tóxicas: el mercurio, el cadmio o el plomo que son peligrosos para la salud y el medio ambiente,  si no se tratan de forma adecuada. Son muy útiles, pero cuando se gastan pueden ser muy nocivas, no pasa nada malo mientras el dispositivo está en buenas condiciones; pero como todo, en algún momento dejan de servir.

Por ejemplo las pilas son residuos muy pequeños que con frecuencia se acumulan en los hogares o se tiran a la basura como si fueran un residuo orgánico. Al no deshacerse de ellas en el contenedor específico, acaban en vertederos. Este hecho puede repercutir de forma directa en la madre tierra, no solo por la liberación de compuestos indeseados, sino también porque no se podrán recuperar los metales que contienen.

Las pilas y baterías de los aparatos eléctricos que utilizamos son un elemento constante en nuestro día a día, que estamos acostumbrados a utilizar pero no siempre sabemos cómo eliminar, una vez que ha cumplido su vida útil. Por ello, te damos algunas recomendaciones:


•    Opta por las pilas recargables, pues pueden sustituir a 300 desechables

•    Evita el uso de pilas y baterías, siempre que sea posible. Todas la pilas, unas más que otras son nocivas para el medio ambiente si no se reciclan adecuadamente.

•    Usa y promueve productos que funciones con cuerda, energía solar y energía eléctrica.

•    Cuando se gaste una pila o una batería no la tires a la basura, puesto que en poco tiempo el revestimiento de la misma se acaba destruyendo en poco tiempo y los metales pesados del interior acaban llegando al medio ambiente.

•    No permitas la incineración de pilas y baterías, ya que los compuestos tóxicos acaban liberados en la atmósfera. Por otra parte, si los metales pesados acaban entrando en la cadena alimentaria, pueden llegar a acumularse en grandes cantidades en nuestros alimentos, llegando a ser potencialmente tóxicos.

•    No entierres las pilas, ya que contaminan la tierra, el subsuelo y el agua  una vez que se oxida su cubierta de metal.

•    Si tienes pilas agotadas en tu casa, puedes guardarlas en envases de vidrio o plástico, lo más densos posibles, bien sellados y fuera del alcance de los niños, bajo ningún concepto lo tires a la basura.

Que tenemos que hacer?

Es necesario que tomemos conciencia del verdadero problema que significa e implica para nuestro futuro, nuestra salud y nuestros hogares la no implementación de políticas tendientes al tratamiento de residuos generado por pilas y baterías; en este sentido, debería haber una política nacional implementada por los distintos niveles de gobierno que ayuden a mitigar este efecto que ocasiona un daño irreparable a la madre tierra.

También es  absolutamente necesario que comencemos el verdadero cambio por nuestro círculo de acción más íntimo, en nuestra casa, en nuestros trabajos, en nuestra familia y principalmente en nuestros hábitos más arraigados y cotidianos.

Adoptar el hábito de colocar pilas y baterías gastadas en un recipiente para llevarlas al contenedor adecuado, es saludable para todos y resulta muy sencillo; además, con esta acción estarás contribuyendo a cuidar nuestro planeta.

Las pilas y baterías de los aparatos eléctricos que utilizamos son un elemento constante en nuestro día a día, que estamos acostumbrados a utilizar pero no siempre sabemos cómo elimina...


Si se botan las pilas donde sea, el agua de la lluvia puede arrastrar los metales hacia los cursos subterraneos de agua y desde éstos hacia los ríos y el mar e incluso llegar al consumo humano.


Si tienes pilas agotadas en tu casa, puedes guardarlas en envases de vidrio o plástico, lo más densos posibles, bien sellados y fuera del alcance de los niños.


educabolivia © 2013                 
Saturday the 16th. Custom text here.