Ficha de efeméride que conmemora esta importante batalla donde pelearon patriotas ofrendando sus  vidas por una causa independista, para que las  futuras generaciones puedan nacer libres del yugo español.

 

 

Ir al Calendario

La batalla del Parí es un hecho muy importante en la historia de la lucha contra la opresión y por la liberación de la dominación colonial española; entre los antecedentes está la conformación de una republiqueta en Santa Cruz a la cabeza de Ignacio Warnes como gobernador, quien se dirigió a los cruceños elogiándolos y alentándolos a luchar por una verdadera independencia de España, sin embargo no tuvo éxito. Estos demostraron no ser adversos al sistema colonial.

Es situación hizo que Warnes conformara un ejército de 400 hombres, con el apoyo de los indígenas encomendados, esclavos negros y mestizos pobres artesanos y chacareros. La primera batalla que su ejército plebeyo enfrentó , fue la Batalla de la Florida el 25 de mayo de 1814, donde derrotó  a los realistas haciéndoles 100 bajas y apenas haber sufrido 4 bajas. Destacó en esta batalla el negro llamado Ainque, quien con gran destreza derribó al General Blanco de su caballo de un culatazo con su arma descargada para dejar que Warnes lo ultimara con su sable. Pronto otra victoria patriota se protagonizó en la Batalla de Santa Bárbara realizada en la hacienda del mismo nombre.

Warnes sabía perfectamente que en vista de sus victorias ante las tropas realistas, las autoridades coloniales enviarían a un ejército bien armado, no sólo para derrotarlo sino para castigar brutalmente a todo patriota. Así que se preparó, organizando su ejército para enfrentar a los realistas
 
Francisco Xavier de Aguilera, general realista, al mando de un poderoso ejército de más de 1500 hombres fue enviado del Alto Perú para aniquilar a Warnes y disolver su República.  
 
 El 21 de noviembre de 1816, 800 soldados de Warnes enfrentaron a 1500 soldados de Aguilera. Warnes en realidad contaba con 1200 soldados, pero 400 se encontraban en los diferentes puestos militares que había instalado en los alrededores de la ciudad cuando fue sorprendido por Aguilera en los campos de El Pari. Esta batalla, considerada la más sangrienta de toda la Guerra de la Independencia en América Latina, duró 9 horas. Después de tres horas de disparos de fusiles y cañones, agotadas las municiones, la batalla se tornó cuerpo a cuerpo. Pese a estar en desventaja y perdiendo amigos, los soldados indígenas, mestizos y negros no se resignaron fácilmente a la derrota. Era una lucha por la vida, y contra la muerte diaria que significaba estar sometidos al sistema de la encomienda y a la esclavitud. Era dar la vida en ese momento para que en el futuro todos sin distinción de raza vivan como hombres dignos y libres. Sin embargo alguien gritó: “¡Warnes ha muerto!”, entonces en medio de la confusión disminuyó la moral. El hombre que era visto desde el imaginario indígena como un profeta liberador e invencible había caído víctima de un balazo. El dolor entonces cundió los corazones de los patriotas. La guerra estaba perdida para ellos.
 
 Pese a todo, para Aguilera la victoria tuvo sabor a derrota. De sus 1500 soldados apenas habían sobrevivido 200. Los subsiguientes días destacó patrullas para eliminar a todo patriota que huyendo se había escondido en el bosque. Posteriormente, marchó con su ejército desde su cuartel de San José a Santa Cruz, donde entró triunfante acompañado de algunos curas y con la cruz al frente. Fue recibido con honores y con gritos de “¡Viva el rey Fernando XVII!” por los cruceños, quienes además festejaron por varios días la victoria realista. Aguilera, aún muy dolido por la pérdida de sus soldados, estaba listo para ejercer un gobierno del terror. Como primera mandó a cortar la cabeza de Warnes y colocarla en una piqueta en la plaza principal de Santa Cruz.

Los centenares de soldados plebeyos: indígenas, negros y mestizos, que con valentía dieron sus vidas en la Batalla de El Pari, para forjar una patria libre de las formas de explotación coloniales e inhumanas como la encomienda y la esclavitud, dejaron una rica herencia a las generaciones posteriores..

 

 
 
 
 

 

                       

 

 


educabolivia © 2013                 
Monday the 11th. Custom text here.