Los recursos informáticos pueden contribuir al desarrollo de las capacidades de los ciudadanos, pero nunca en ausencia del esfuerzo personal. A cada uno le toca enriquecer y construir su conocimiento a partir de esa información y a la educación proporcionar las bases para que esto se produzca.

 

Venimos a hablar de la Tecnologías de la Información y la Comunicación, que son tecnologías que han transformado todas las áreas de nuestra vida: el trabajo, el entretenimiento, el juego, la forma de relacionarnos con los servicios y por supuesto la educación.

Nos enfrentan a nuevos tipos de textos, a nuevas formas de leer, nos hacen aprender de una forma distinta y nos plantean un reto mucho más interesante que es cómo relacionarnos con los demás en ese proceso educativo.
 
Frente a estas tecnologías no cabe el rechazo, la indiferencia, pero tampoco la aceptación ingenua, tenemos que aprender a usarlas. En el caso de la educación se requieren nuevas competencias, nuevas destrezas para saber realmente cómo aprender usando estas nuevas tecnologías. En el fondo no importa que tan novedosos sean los aparatos, los aparatos son siempre secundarios, lo importante acá es cómo aprende la gente, cómo nos educamos.
 
Ante la aparición de las Tecnologías de la Información y la Comunicación los centros docentes tienen distintas formas para adaptarse. Existen tres escenarios comunes:
 
Escenario Tecnocrata, es el escenario en que las escuelas se adaptan realizando pequeños ajustes. Introducen la alfabetización digital tanto para estudiantes, como para educadores y progresivamente usan las TICs como fuente de información y proveedor de materiales didácticos.
 
Por otra parte en el Escenario Reformista, se introducen nuevos métodos de enseñanza y aprendizaje en la práctica docente, estos métodos son de índole constructivista y contemplan el uso de las TICs.
 
Por último en el Escenario Holístico, los centros educativos hacen una reestructuración profunda de todos sus elementos.
 
Un nuevo mundo se está abriendo ante nosotros, un mundo lleno de oportunidades
 
El conocimiento, la cultura del planeta está al alcance de las manos, o si uno quiere al alcance del teclado. Las oportunidades son enormes pero hay un riesgo. El riesgo es que estas tecnologías amplíen la brecha digital y empiecen a separarnos. Ese es el reto que tenemos que enfrentar.
 
¿Cómo aprovechamos estas tecnologías, cómo a través de la educación digital logramos cerrar las brechas y realmente incluir a todos aquellos que hasta ahora no ha logrado ser parte de la educación?
 
A pesar de las ventajas que plantea el uso de las TICs, existen personas que están en contra de su uso dentro de los centros educativos, argumentando que podrían agravar considerablemente la brecha socio – digital entre las clases sociales. Sin embargo otras personas consideran que estas tecnologías más bien disminuirán dicha brecha.
 
La utilización de las TICs en los centros escolares por aquellos que no tienen acceso a ellas en el ambiente familiar es un elemento de justicia social. Esto cobra mucha importancia hoy en la sociedad del conocimiento, donde toda persona tiene derecho a acceder a estas herramientas y mejorar así su calidad de vida.
 
Cada día más personas usan estas tecnologías en todo el mundo, incluso sin saberlo. En Bolivia los niños son el mejor ejemplo de cómo se llegan a usar estas tecnologías con toda facilidad, para los mayores esto requiere un esfuerzo, requiere un aprendizaje.
 
¿Cómo persona, como docente, usted qué está haciendo para usarlas mejor?
 
La llegada de las TICs ha supuesto una revolución tan importante como la que provocó la invención de la escritura o de la imprenta. Mientras que los grandes descubrimientos que han marcado la evolución de las civilizaciones se esparcieron en el tiempo, la revolución actual se ha producido en muy poco espacio de tiempo, ha invadido todos los sectores de la vida social.
 
El paradigma de las tecnologías son las redes informáticas. Es una herramienta para acceder a información, como sistema de publicación y difusión de la información y como medio de comunicación entre seres humanos.
 
Es un fenómeno con el que es preciso contar a partir de ahora en todas las esferas de la actividad humana, incluida la EDUCACIÓN. Hemos pasado de una situación donde la información era un bien escaso a otra en donde la información es tremendamente abundante, incluso excesiva. Vivimos inmersos en la llamada Sociedad de la Información.
 
El impacto de las tecnologías y las exigencias de la nueva sociedad se están dejando sentir de manera creciente en el mundo de la educación. La sociedad del conocimiento necesita nuevos trabajadores y ciudadanos. Éstos han de ser autónomos, emprendedores, trabajadores creativos, ciudadanos solidarios y socialmente activos.
 
Se está promoviendo el concepto de “aprendizaje a lo largo de la vida” y la necesidad de integración entre los sistemas educativos y formativos. El aprendizaje a lo largo de la vida no solo trata de ofrecer más oportunidades de formación sino también de generar una conciencia y motivación para aprender.
 
Requiere de un estudiante que tome parte activa en el aprendizaje. Que sepa aprender en multiplicidad de entornos. Que sepa personalizar el aprendizaje. Educar ya no es empaquetar los contenidos del aprendizaje y ponerlos al alcance de los alumnos… sino capacitarles para la experiencia del aprendizaje.
 
El sistema educativo debe atender a la formación de los nuevos ciudadanos y la incorporación de las nuevas tecnologías. Las tecnologías dan acceso a una gran cantidad de información que no ha de confundirse con el conocimiento. El individuo debe apropiársela y reconstruir sus conocimientos. La incorporación de las tecnologías en la educación no ha de eludir la noción de esfuerzo.
 
Los recursos informáticos pueden contribuir al desarrollo de las capacidades de los ciudadanos, pero nunca en ausencia del esfuerzo personal. A cada uno de le toca enriquecer y construir su conocimiento a partir de esa información y a la educación proporcionar las bases para que esto se produzca.
 
Las tecnologías exigen un cambio de rol en el profesor y en el alumno. Las TICs suscitan la colaboración en los estudiantes, les ayuda a centrarse en los aprendizajes, mejoran la motivación y el interés, favorecen el espíritu de búsqueda, estimulan el razonamiento la resolución de problemas, la creatividad y la capacidad de aprender a aprender.
 
Donde las tecnologías encuentran su verdadero sitio en la enseñanza es como apoyo al aprendizaje. Las tecnologías así entendidas se hallan pedagógicamente integradas en el proceso de aprendizaje, tienen su sitio en el aula, responden a unas necesidades de formación más proactivas y son empleadas de forma cotidiana.
 
La integración de las tecnologías: de estrategias de enseñanza a estrategias de aprendizaje
 
Hoy el docente debe, al propio tiempo que trata de formar a sus estudiantes para que participen plenamente en la sociedad actual, procurar que sean conscientes del grado de influencia que ejercen los medios, y en particular las TICs, para bien o para mal.
 
Autor:
Prof. Lic. Franco Lucio Mamani Colque
Catedrático del Instituto Normal Superior Simon Bolivar

 

Las TICs nos enfrentan a nuevos tipos de textos, a nuevas formas de leer, nos hacen aprender de una forma distinta y nos plantean un reto mucho más interesante que es cómo relacionarnos con los demás en ese proceso educativo.

 


Los recursos informáticos pueden contribuir al desarrollo de las capacidades de los ciudadanos, pero nunca en ausencia del esfuerzo personal. A cada uno le toca enriquecer y construir su conocimiento a partir de esa información y a la educación proporcionar las bases para que esto se produzca.

 

Las tecnologías exigen un cambio de rol en el profesor y en el alumno. Las TICs suscitan la colaboración en los estudiantes, les ayuda a centrarse en los aprendizajes, mejoran la motivación y el interés, favorecen el espíritu de búsqueda, estimulan el razonamiento la resolución de problemas, la creatividad y la capacidad de aprender a aprender.

 

educabolivia © 2013                 
Saturday the 21st. Custom text here.