Imprimir 
Detalles: Categoría: Actualidad y docencia | Publicado el 04 Octubre 2017 | Visitas: 1893

El creciente consumo de drogas, particularmente en los centros educativos del país, se ha convertido en una incontrastable y lacerante realidad que debe mover a la más profunda reflexión al conjunto de la sociedad boliviana.

 

Varios estudios y publicaciones revelan que países como el nuestro están pasando de ser productores a consumidores de drogas.

Del conjunto de la sociedad, la población más vulnerable al consumo de drogas, desde tabaco y alcohol hasta drogas sintéticas, son los estudiantes. La inmadurez y curiosidad, propias de la edad, los hace muy proclives para caer en tal tentación que podría llegar a ser fatal.

Conociendo esas debilidades, los traficantes de drogas han demostrado no tener ningún tipo de escrúpulos al intentar de diversas maneras ingresar las drogas en los establecimientos educativos. Ante esta situación, resulta necesario redoblar la vigilancia y actuar en consecuencia por parte de padres de familia y educadores.

En la sociedad actual, se está olvidando el rol que le corresponde a los progenitores y la unidad familiar, esta situación condiciona la conducta de los adolescentes que caen con facilidad en la drogadicción.  En este punto, vale la pena analizar la problemática social, económica y cultural del país, puesto que incide en la desintegración de las familias. Por otra parte, se hace impériosa la necesidad de que el sistema educativo, contribuya a fortalecer la autoestima estudiantil para resistir a las drogas.

Existen datos acerca de la edad de inicio en el consumo, que varía desde los 14 a los 18 años. Algunos estudios revelan que el inicio en el consumo de drogas cada vez es más temprano. Otro factor preocupante es el incremento en la aceptación social del uso  de drogas de diferentes tipos, desde alcohol, tabaco, marihuana, hasta la cocaína. El consumo especialmente en gente joven, hoy por hoy es considerado una conducta normal y aceptable, sin tomar en cuenta las terribles consecuencias físicas, psicológicas y sociales que el abuso y la adicción traen consigo.

Según la Organización Mundial de la Salud, "Droga" es toda sustancia que, introducida en el organismo por cualquier vía de administración, produce una alteración, de algún modo, del natural funcionamiento del sistema nervioso central del individuo y es, además, susceptible de crear dependencia, ya sea psicológica, física o ambas.

Adicción

La adicción según la OMS es una enfermedad crónica y progresiva, se caracteriza por ser progresiva, presenta recaídas y además es incurable ya que un adicto cuando deja el consumo de droga sigue siendo adicto en remisión por lo que por el resto de su vida no podrá volver a bajar la guardia debido a las grandes posibilidades de recaer.

Esta enfermedad no es “vicio”, puede ocurrirle a cualquiera y además conlleva la codependencia por parte de las personas más cercanas al adicto, lo cual significa que la dependencia a las drogas (cualquiera que sea) es un problema social.

Prevención

Como educador, es importante ser un agente activo y permanentemente informado para manejar situaciones y problemas que presenten los estudiantes con respecto al uso y abuso de drogas.

Por ello es importante:

- Entender el por qué del abuso de drogas
- Animar al desarrollo de la autoestima de los estudiantes: el amor propio y la satisfacción personal es un factor importante en la prevención del uso de drogas
- Identificar a los estudiantes con más problemas personales para prevenirlos con respecto al uso de drogas
- Estimular la comunicación entre padres y niños sobre este tema
- Desarrollar la responsabilidad haciendo énfasis en la importancia que tiene la toma de decisiones en los estudiantes
- Sembrar ambición: quienes tienen metas se dan cuenta que el abuso de drogas es un obstáculo
- Explicar valores sociales como la amistad, solidaridad y la inclusión de todos en la clase
- Respetar  a los estudiantes para que ello aprendan a respetar a los otros y respetarse a sí mismo
- Escuchar su opiniones y hacerles sentir que son importantes
- Conversar frecuentemente de este tema con niños y jóvenes de forma casual e informal
- Realizar análisis de los medios de comunicación, artistas de moda, etc. con respecto a este tema
- Asumir posiciones claras y firmes al hablar de las drogas.

Ayuda al adicto

En algunas ocasiones se verán posibles casos de estudiantes adictos. En estos casos es importante tomar contacto con el director del establecimiento, con los padres de familia del involucrado así como organizar reuniones de padres de familia de todo el curso para que éstos se informen y se organicen de manera que puedan responder en conjunto al problema, ya que el consumo de drogas se da en contextos sociales, no individuales.

Dejar el hábito de la droga sin ayuda externa puede resultar peligroso (debido a los síntomas de abandono) y difícil (debido a la necesidad psicológica), este hecho debe ser conocido por los padres y compañeros del afectado.
Por factores psicosociales que se afrontan durante la pubertad como rebeldía, búsqueda de estereotipos, identidad y curiosidad, lamentablemente son los jóvenes los más susceptibles al consumo y adicción a las drogas, por lo que nuestro papel de educadores es esencial en la prevención.

Es importante transmitir a los estudiantes las graves consecuencias que conlleva el consumo y adicción a las drogas.


El alcohol es la droga más aceptada socialmente y consumida por gran parte de los jóvenes durante sus reuniones sociales, junto con el tabaco.