Ser niño es la parte mágica de la vida, son una luz de esperanza, amor y paz. El 12 de abril es una fecha conmemorativa dedicado a los más pequeños, que representan el futuro de nuestra sociedad ¡Por eso celebremos este día!

 

El Día del Niño en Bolivia, es una ocasión especial en la que festejamos a los pequeños. Pero no se trata sólo de eso; sí bien es cierto que siempre encontramos una manera de hacerles pasar un día muy agradable y hasta consentirlos, también se busca la manera de concienciar sobre sus derechos para que se garantice su integridad.

La idea de festejar el “Día del Niño” surgió en 1954 cuando la Asamblea General de la Naciones Unidas (ONU) recomendó que se instituyera en todos los países el Día Universal del Niño.

El 20 de noviembre de 1959, fue cuando la Asamblea General de la ONU aprobó la declaración de los Derechos de los niños universalmente.

Los gobiernos tenían la libertad de celebrar este día en la fecha y forma que cada uno de ellos estimen. Sólo pidieron que consideren que el niño, necesita protección y cuidados especiales, que abarcan el debido amparo legal. En dicha asamblea surgieron leyes universales, con la finalidad de que los niños puedan gozar de una infancia sana y feliz. Desde entonces, cada país cuenta con un día para celebrar y organizar actividades para ayudar a desarrollar el bienestar de los pequeños en todo el planeta.

En nuestro país, este día lo celebramos cada 12 de abril; esta fecha fue instituida en 1955 durante la presidencia de Victor Paz Estenssoro.

Los Derechos del Niño abarcan más que los lícitos civiles inherentes al ser humano, como el derecho a la salud y bienestar básico. Implican también, el derecho a la educación, el juego y las actividades culturales. Además del derecho a la protección especial que como menor requiere; sea en situaciones de emergencia o en situaciones de conflicto, en caso de explotación como el trabajo de menores o el maltrato sexual y venta.

Sólo recuerden que lo importante no es simplemente Declarar los Derechos del Niños, sino cumplirlos y hacerlos cumplir; pero sobretodo quererlos y escucharlos porque es muy cierto que en ellos está nuestro presente y futuro.

Déle a su hijo amor y un buen agasajo por el Día del Niño

Habrá shows, agasajos y horas cívicas en las Unidades Educativas y ofertas especiales en las heladerías, hamburgueserías y jugueterías de la ciudad. Los cines también lanzan sorpresas. La diversión es parte de sus vidas, no se la neguemos.

El 12 de abril es un día especial para todos los niños porque se conmemora el Día del Niño. Ellos son los adulados y consentidos por todos y lo menos que podemos hacer es tratarlos bien en esta fecha tan especial. Además de brindarles apoyo y cariño como se lo merecen.

Más que un regalo, lo importantes es enseñar a los pequeños a valorar lo que tienen, que no todos los niños del mundo gozan de todos sus derechos, y que deben aprovechar al máximo las oportunidades que se les brindan para ser en el futuro una persona útil para si mismo y para la sociedad.

Cómo ayudar a los niños

Sin duda, la casa y la escuela son sus dos hogares fundamentales.

El castigo físico no es la mejor manera de corregirlos. Es necesario escuchar su opinión, no imponerle, siempre negociar las decisiones que lo involucran. Enseñarles con el ejemplo.

Escucharlo y respetarlo es la mejor receta para ayudar a un niño a ser una persona de bien. "Por más absurda que nos parezca su opinión hay que encontrarle el sentido que ellos quieren expresar", apunta la psicóloga Centa Reck.

También hay que respetar sus diferencias personales, atender a sus expectativas y no imponerles las que los padres crean convenientes. Jamás ver al niño como un depósito que debe llenarse con órdenes e imposiciones, por el contrario, hay que mirarlo, atenderlo, no criticarlo, apoyarlo, darle seguridad y demostrarle afecto en la familia.

Según la psicóloga Reck, la etapa en que el niño deja la infancia y entra a la adolescencia presenta crisis muy fuerte, hasta se vuelve rebelde; pero eso es el resultado de cómo el padre ha criado a ese infante cuando era niño. Eso ocurre cuando no ha respetado sus decisiones, no lo ha escuchado, siempre le ha impuesto las cosas. "El niño se rebela en una forma confusa porque siente que hay algo que no le gusta".
 
El pedagogo Hugo Cambará dijo a su vez que el estudiante es un psicólogo nato, pues reconoce rápidamente cuáles son las fortalezas y debilidades de su maestro, por lo tanto, el profesor debe ser un actor a la hora de enseñar. "Su rol debe ser orientador, muchas veces paternalista, no entrar a imponer a los estudiantes, sino a negociar; eso le da el éxito en la enseñanza".

Sin embargo, el docente debe saber psicología para poder ayudar al estudiante respetando su ritmo de aprendizaje. Cambará critica a los padres que muchas veces dejan toda la responsabilidad de la educación en los docentes, siendo que es una tarea compartida.

Cuando el niño ya tiene mayores problemas y se trata de trastornos, es importante brindarle apoyo emocional con un profesional. Para los estudios es importante darle ayuda pedagógica individualizada, en un tiempo prudente que no los acobarde.

Es aconsejable que en el hogar se defina un horario diario y consistente para las actividades de la vida cotidiana (horas de despertarse, alimentarse, bañarse, dormirse y estudiar) para que el infante vaya asumiendo que debe llevar orden en su vida futura. Siempre hay que reconocer sus esfuerzos y apoyarlo.

Consejos

En la familia

*  Crear un ambiente estimulante y positivo porque eso permite la expresión máxima del niño. Siempre escuchar lo que dice, por más absurdo que parezca, ellos merecen atención.

*  No interrogarlos

*  A veces los niños actúan sin pensar, sólo por diversión y sin medir consecuencias, no afligirlos con tantas preguntas que ellos no pueden contestar. Es mejor explicarle con cariño porqué no pueden volver a repetirlo.

*  Tomar siempre en cuenta que el amor y comprensión que brindemos a los niños, será el mismo que ellos a su vez proporcionen a los que lo rodean.

En el colegio

* La estructura y reglas de clase muchas veces son difíciles para los niños.

* El maestro tendrá que poner toda su capacidad para ayudarlo a que se desempeñe y aprenda mejor.

El Día del Niño en Bolivia, festejemos junto a los pequeños. Sí bien es cierto que siempre encontramos una manera de hacerles pasar un día muy agradable y hasta consentirlos, también se busca la manera de concienciar sobre sus derechos para que se garantice su seguridado.


Los Derechos del Niño van más allá de lo legal, como el derecho a la salud y bienestar básico. Implican también, el derecho a la educación, el juego, a las actividades culturales y a protección especial.


Recordar que lo importante no es simplemente Declarar los Derechos del Niños, sino cumplirlos y hacerlos cumplir; pero sobretodo hay que quererlos y escucharlos porque es muy cierto que en ellos está nuestro presente y futuro.


educabolivia © 2013                 
Saturday the 21st. Custom text here.