• Felicidades Bolivia
  • Felicidades La Paz

Si bien pareciera que ‘indio’ e ‘indígena’ son palabras originadas en una misma raíz, ambas son de procedencias muy distintas.

 

La histórica equivocación de Cristóbal Colón de creer que las tierras descubiertas por él correspondían a la India, y a partir de ello endilgar a quienes habitaban estos territorios el gentilicio de ‘indio’, ha determinado una permanente polémica acerca de la pertinencia de usar este denominativo para referirse a los originarios de América o, en cambio, recurrir a otro más apropiado que no haga referencia a aquel que corresponde exclusivamente a los nacidos en la India.

La cosa se complica mucho más cuando ‘indio’ va adquiriendo a lo largo del tiempo, especialmente desde la Colonia, una carga peyorativa que, incluso consignada en los diccionarios, aparece como sinónimo de inculto, bruto, rudo, vulgar, a partir de lo cual para referirse a los originarios de la India muchos suelen denominar a éstos ‘hindúes’, lo que no es precisamente correcto en tanto el ‘hindú’ es aquel que profesa el hinduismo, fe religiosa. Por tanto, existen, además, indios hinduistas, indios musulmanes, indios budistas, indios jainistas, etc., y, por supuesto, indios americanos, es decir, los originarios de este continente. Por tanto, en todo rigor los indios son los nativos de la India, en tanto que indígenas son todos aquellos (y todo aquello, por ejemplo, plantas y animales) originarios del país o lugar de referencia. 
 
En ese sentido, todos quienes nacimos en Bolivia somos originarios de este país, es decir, somos pueblos indígena-originarios de estos territorios, aunque ciertamente la connotación que se le da a esta construcción (lo indígena originario), muy especialmente en esta coyuntura histórica por la que atraviesa el país, posee un carácter concreto: la referencia a las naciones y pueblos precolombinos, preexistentes a la conquista europea ocurrida a finales del siglo XV.
 
Y es respecto al uso peyorativo y despectivo de ‘indio’ que se me viene a la memoria una rencilla que pude presenciar en el microbús (de noche, todos retornando del trabajo a sus hogares) entre dos individuos que se acusaban mutuamente de “indio”: “qué te pasa indio”, le dijo un individuo a otro; “el indio serás tú, ¿no te viste la cara?”, le contestó el otro, hasta que en medio de ellos un caballero, muy entrado en años, les espetó: “¡Basta, los dos son hindúes, y punto!”. De ahí que en reemplazo del despectivo ‘indio’ se recurre al eufemismo ‘indígena’, palabra cuya etimología está conformada por el latín “indi” (de allí) y la raíz indoeuropea ‘gens’ (población), lo que en conclusión vendría a significar, más o menos, ‘proveniente de’. Por su parte, ‘indio’ tiene otro origen: proviene de India, lugar donde Colón creyó haber llegado en 1492.
 
De todas maneras, y a pesar de todo, lo ‘indio’ es asumido positivamente por amplios sectores poblacionales, por lo menos en Bolivia, país en el que la población indígena es significativa (por no arriesgarme a decir ‘mayoritaria’ en la medida en que los límites donde se confunden lo indígena y lo mestizo son absolutamente difusos). Recuerdo una de las primeras composiciones de los Kjarkas titulada “Indio soy”, y también un cuarteto folklórico: “Los Indios”. Y también escuché decir, no recuerdo exactamente a quién, en medio de las convulsiones sociales recientes, previa a la llegada de Evo Morales a la Presidencia: “Somos indios; con ese nombre nos sojuzgaron, y con ese nombre nos vamos a liberar”.
 
Averiguando aquí y allá nos enteramos que ‘hindú’ e ‘indio’ tienen el mismo origen. La palabra ‘hindú’ es corrupción de ‘sindhu’ (río) por parte de los persas, que llamaron ‘hindúes’ a todos aquellos que vivían del otro lado del río (el río que ahora se llama precisamente Indo). Cuando Alejandro Magno invadió el norte del país, la palabra se transformó aún más y se convirtió en ‘indu’, forma que pasó al latín y de éste a los idiomas europeos. Así, tanto Indostán como Hindustán designan a la región más allá del río Indo (más allá vista desde Europa y el Medio Oriente, por supuesto). Pero los propios indios llaman a su país Bharata, la tierra del rey Bharat, hijo de Dushyanta y Shakuntala. 
 
De acuerdo con el escritor mexicano Carlos Montemayor, en sentido estricto nunca ha habido indios ni indígenas en el continente americano. “Han habido –precisó– pueblos, y existen pueblos con sus propios nombres. […] Se descubrieron otras especies, otra fauna y otra flora, otra geografía, otro mundo, pero no hemos descubierto todavía a los pueblos de este continente. Ese proceso no ha concluido. Y esos pueblos tienen su nombre propio. […] En algún momento no habrá indios ni indígenas en México ni en el continente; habrá pueblos con sus nombres propios”.
 
Sólo falta saber qué suerte correrá, en el futuro, esta inocente palabra (indio), teniendo en cuenta que pocos son los calificativos que a lo largo del tiempo han tenido que soportar el peso oprobioso de prejuicios y complejos que la sociedad todavía arrastra desde aquellas épocas coloniales, tiempos en los que campeaba aquella visión irracional de las clases dirigentes caracterizada por sobredimensionar lo europeo en oposición a lo autóctono, indígena y originario que, por supuesto, era lo que predominaba en estas tierras.
 
 
Por: Álvaro Cuéllar Vargas - Licenciado en Ciencias de la Comunicación Social

Todos quienes nacimos en Bolivia somos originarios de este país, es decir, somos pueblos indígena-originarios de estos territorios, aunque muchos hagan referencia sólo a las naciones y pueblos precolombinos.


De acuerdo con el escritor mexicano Carlos Montemayor, en sentido estricto nunca ha habido indios ni indígenas en el continente americano. Han habido –precisó– pueblos, y existen pueblos con sus propios nombres.


El gentilicio de ‘indio’, ha determinado una permanente polémica acerca de la pertinencia de usar este denominativo para referirse a los originarios de América o, en cambio, recurrir a otro más apropiado que no haga referencia a aquel que corresponde exclusivamente a los nacidos en la India.


educabolivia © 2013                 
Wednesday the 15th. Custom text here.