Hoy en día la sociedad está teniendo que trabajar con el impacto de las TIC en la vida de las familias. Surgen muchas preguntas: ¿A qué edad un niño puede acceder a la tecnología y las redes sociales? ¿Cómo inculcamos a los adolescentes el uso correcto del internet? ¿La tecnología está interviniendo o influyendo en la vida familiar?

 

Uno de los grandes retos que se plantea la sociedad actual es la adecuada integración de las TIC en el ámbito familiar. Parece lógico que si la sociedad de la información introduce cambios de gran importancia en los distintos sectores sociales que afectan a los estilos de vida de los ciudadanos, evidentemente e inevitablemente el entorno familiar también se ve afectado.

En esta nueva sociedad los más jóvenes son los que más dominan y usan la tecnología y constituyen la generación que ha nacido y crecido con ella, mientras que los padres se ven obligados a adaptarse. 
 
A diferencia de generaciones pasadas, donde la tecnología se relegaba al tiempo de ocio, para nuestra juventud son concebidas como elementos necesarios llegando a formar parte de su realidad y necesidad cotidiana.
 
Se está promoviendo una nueva generación de adolescentes que nace y vive en una sociedad conectada a internet. Se encuentran familiarizados con las TIC e interactúan activamente con ellas.
 
Tradicionalmente la educación familiar ha sido unidireccional (vertical) de padres a hijos, la integración de las TIC en el contexto familiar rompe con este esquema pasando a ser una educación bidireccional (horizontal). 
 
Los padres no poseen la misma competencia digital para poder educar a sus hijos en este ámbito. Son los hijos los que en muchas ocasiones enseñan a los padres a usar la tecnología. La integración de las TIC en el contexto familiar promueve cambios en el estilo de vida y en los procesos de comunicación.
 
La llegada de las redes sociales junto a los nuevos dispositivos móviles está promoviendo la comunicación entre diferentes miembros de la familia, posibilitando que esta comunicación tenga un carácter instantáneo y permanente.
 
Se debe considerar el papel activo de las familias en la formación de los adolescentes para un adecuado uso de las TIC. La realidad nos marca que hay una adolescencia más activa tecnológicamente en comparación con los adultos. 
 
La familia no puede permanecer al margen de las transformaciones que experimenta el proceso educativo, mucho más con la influencia constante de las tecnologías. La familia y en especial los padres, deben actuar como facilitadores y mediadores de la relación que el adolescente mantiene con las nuevas tecnologías.
 
La acción educativa de los padres de familia ante las TIC
 
En resumen, el hogar se configura como un ámbito de acceso a las TIC demandando la acción educativa de los padres mediante la comunicación con sus hijos y estableciendo criterios de uso de estas herramientas. Esta educación familiar deberá estar basada en aspectos como la afectividad,  el dialogo, el refuerzo positivo y la escucha atenta. 
 
En términos psicológicos refuerzo es un término con varias acepciones. En este caso nos interesa tomar su uso considerando que los refuerzos son estímulos que aumentan o reducen la probabilidad de que una determinada conducta sea rechazada o se vuelva a concretar en el futuro. Los refuerzos, en este sentido, pueden dividirse en positivos y negativos. Un refuerzo positivo es aquel que favorece la reiteración de la conducta a partir de la concesión de un premio o de algún tipo de gratificación. El refuerzo negativo, en cambio, implica la eliminación de un estímulo negativo para evitar la repetición de la conducta.
 
Volviendo al tema. Todo lo dicho anteriormente no va en el sentido de una educación permisiva sino que trata de lograr madurez y cumplimiento de normas y límites con alto grado de comunicación y afecto. 
 
Hoy es definitivo que la sociedad se muestra predispuesta a dejarse guiar o influenciar por las directrices que marca la era digital, pero necesitamos promover espacios digitales emergentes que involucren a todos y muy especialmente a quienes son la cabeza familiar y son de gran influencia en el desarrollo y crecimiento físico, espiritual y emocional de los nacidos bajo la influencia tecnológica.
 
Los padres de familia como miembros de la sociedad están sujetos a la influencia de estos cambios y no pueden ser tratados como un cabo suelto, como un hilo aparte. Sino que deben ser involucrados en actividades para el uso adecuado de las TIC. Los padres son responsables del cuidado y educación de sus hijos y por tanto han de dotarles de los medios y conocimientos para que puedan adaptarse a la sociedad en la que crecen potenciando desde muy pronto las habilidades necesarias para que hagan un uso seguro y responsable a la vez que aprovechen al máximo las posibilidades de las TIC.
 
La idea es analizar y tal vez crear herramientas de solución para acompañar a las familias ante la presencia de las TIC. Les invito a que con este aporte seamos parte de la construcción, de la generación de propuestas para mejorar la relación: padres de familia – tecnología – hijos.  
 
Ventajas y desventajas de las TIC en la familia
 
El uso de las TIC puede originar grandes ventajas e inconvenientes en las relaciones familiares. Las ventajas del uso de las TIC en un contexto familiar pueden ser consideradas por la obtención de información al instante y por el uso positivo de herramientas digitales de trabajo. Los inconvenientes están centrados en el engancharse en exceso a la red y estar en peligro de la “ciberadicción”.
 
Lo mismo pasa con los juegos en la red digital. Las ventajas se pueden resumir en que la familia encuentra espacios de diversión, en el estímulo para la rapidez de razonamiento o en el mejorar la práctica de trabajo en equipo. Los inconvenientes se ubican en la exposición a juegos violentos, en el generar estrés, nerviosismo y/o ansiedad.
 
El chat como medio de comunicación también tiene ventajas y desventajas. Las ventajas están centradas en el logro de la instantánea comunicación, mientras que los inconvenientes se agrupan en el acoso y la exposición a los peligros y a lo desconocido. 
 
Peligros en Internet
 

 

Seamos parte de la construcción, de la generación de propuestas para mejorar la relación: padres de familia – tecnología – hijos.


Tradicionalmente la educación familiar ha sido unidireccional (vertical) de padres a hijos, la integración de las TIC en el contexto familiar rompe con este esquema pasando a ser una educación bidireccional (horizontal).


La educación familiar y la tecnologías no va en el sentido de una educación permisiva sino que trata de lograr madurez y cumplimiento de normas y límites con alto grado de comunicación y afecto.


educabolivia © 2013                 
Saturday the 21st. Custom text here.