Cuidado, porque dicen que la oscuridad de la noche andina, puede atraerlo y convertirte en su presa

El Kari Kari apareció en el altiplano en tiempos de la colonia. Se lo relaciona con la figura del sacerdote-jesuita, mercedario, franciscano, llegado con los conquistadores españoles. La tradición rural ha caracterizado a los religiosos católicos como sombrías personas que traían en una mano la Biblia y en la otra el látigo. Eran temidos. Y su proximidad causaba pavor.
Esta figura, tomó el tinte sobrenatural de un ser que junto a una campana que suena constantemente, extrae el cebo de sus víctimas para adquirir poderes sobrehumanos. Su descripción es incierta, ya que quienes afirman haberlo visto, dan diversas versiones contradictorias, pero sí coinciden en que se trata de un ser humano con rostro escondido cuya espeluznante labor es la de robar la grasa de sus víctimas, dejando una fina cicatriz en el abdomen.
El Kari Kari deja vivir a sus víctimas después de soplarles un misterioso polvo de huesos de muerto. Pero las consecuencias no se dejan esperar, ya que quienes caen en manos del Kari Kari,  luego del suceso, experimentan extraños sueños y enferman misteriosamente hasta morir.
Aún hoy, hay quienes creen que el Kari Kari aparece en los minibuses, donde en altas horas de la noche aprovecha la somnolencia de los trasnochados que se quedan dormidos.
El Kari Kari, un legendario personaje aymara que prevalece desde la colonia hasta nuestros días sigue entre nosotros… o no?

karikari
Esta figura, tomó el tinte sobrenatural de un ser que junto a una campana que suena constantemente, extrae el cebo de sus víctimas para adquirir poderes sobrehumanos.

educabolivia © 2013                 
Tuesday the 26th. Custom text here. HostMemo