Alexander Calder fue un artista innovador y un ingeniero fuera de serie, que inventó las esculturas en movimiento. Su genialidad le llevó a aplicar la cinética a sus esculturas, lo que causó un gran impacto en la historia del arte del siglo XX. Trabajaba el lenguaje de la abstracción y capturó el movimiento en una serie de estructuras que ofrecían alternativas radicales a las nociones existentes, en aquella época, sobre escultura.

pintura colorida de calder

No sólo belleza, colorido y entretención se desprenden de las obras de este pintor, dibujante, escultor y diseñador norteamericano, nacido en 1898. Las creaciones de Alexander Calder no son estáticas, sino que están en constante dinamismo. Y eso se debe a que integró  todos sus conocimientos científicos (algunos de ellos aprendidos al obtener su carrera de ingeniero mecánico). Primero lo hizo gracias a la aplicación de la mecánica de motores y luego mediante la fuerza eólica.

El escultor desarrolló también los stabiles (llamado así por Jean Arp, artista francés quien en 1932 se refirió así a los primeros universos no motorizados de Calder); éstas son estructuras estáticas de placa de metal atornilladas que parecen livianas y dinámicas gracias a sus formas y líneas curvas. Además, creó los móviles-estables, estructuras fijas que tienen en la cima un móvil que se balancea (Marcel Duchamp las bautizó así y en 1932 empezó a crear, también, obras colgantes activadas únicamente por el aire).

Porque así era Calder, un artista que dibujaba círculos, moldeaba esculturas o trazaba pinturas, siempre desde una perspectiva en movimiento. Pero también mostró un especial interés por la física del mundo natural. Durante 1942-3 creó constelaciones cuyas estructuras de madera tallada y acero presentan una variación interesante de analizar. Y así como el mundo de las constelaciones atrajo su mirada, el sonido inspiró los gongs de fines de los '40, cuya percusión sonaba básicamente por un plato colgado. 

¿Podrías dar alguna explicación física a los móviles de Calder?

Hasta una suave brisa es capaz de ser cómplice de Calder y sus ligeras creaciones llenas de vitalidad y color. Si te fijas bien, las piezas de la mayoría de sus móviles cambian de posición a medida que se mueven, por lo tanto también varía la forma del móvil, sin dejar de estar en constante equilibrio. Esto se debe a que está formado por varias partes que se apoyan entre sí en puntos especiales, que Calder definió como centros de gravedad.

Generalmente, en los móviles de Calder no sólo cada pieza tiene una particular forma sino también posee un peso propio diferente. Es por eso que en sus obras se habla de equivalencias. Cuando un conjunto de fuerzas opuestas al interior de una estructura se anulan entre sí, hablamos de un equilibrio, fuerzas que se compensan mutuamente, llegando a un estado de reposo.

Y como ya se ha dicho, en el móvil además existen el color y la forma, aspectos que Calder consideró en sus obras. Se trata del equilibrio plástico, que es el mismo que observamos en pinturas y esculturas 'inmóviles' y donde percibimos el mayor o menor peso de formas y colores a través de la vista.

Existen colores que a nuestros ojos hacen parecer a unos objetos más pesados y otros más livianos. Los primeros son generalmente oscuros, y los segundos, claros. En el caso de Calder también es importante el grado de brillo de un color. Por ejemplo, un rojo brillante puede llamar más la atención que un amarillo oscuro. Si se usa el primer color sólo en un lado de la obra, ésta se verá desiquilibrada, ya que nos fijaremos principalmente en las formas rojas brillantes. Curioso, ¿verdad?. ¿Has trabajado con alguna experiencia de este tipo? ¿Qué se te ocurre que se puede hacer con el trabajo de este artista?

El gran artista e ingeniero combinó con maestría el color y la entretención con la física y la cinética para conformar obras sugerentes, traviesas e inolvidables.

educabolivia © 2013                 
Saturday the 18th. Custom text here. HostMemo